Foto: archivo

(Valencia, 17 de abril. Noticias24 Carabobo) El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela descartó este miércoles un recuento manual de votos en las elecciones del domingo, aumentando la presión sobre el opositor Henrique Capriles para que reconozca la elección de Nicolás Maduro, que tiene un respaldo creciente de la comunidad internacional.

La presidenta del TSJ, Luisa Estela Morales, afirmó que “no existe” en Venezuela el conteo manual de votos, como exige Capriles, porque el sistema de votación es automatizado, al tiempo que fustigó que hasta ahora no haya presentado formalmente su petición.

“Indudablemente estamos incitando que se inicie una lucha de calles sin fin”

“Cuando vamos a pedir un imposible, cuando vamos a solicitar un conteo manual (…) indudablemente estamos incitando que se inicie una lucha de calles sin fin y eso tiene que establecerse responsabilidades”, advirtió la presidenta el TSJ, órgano que la oposición considera parcializado a favor del gobierno.

Capriles exige el conteo “voto a voto”, desconociendo los ajustados resultados que dio el Consejo Nacional Electoral (CNE), que dan a Maduro la victoria con 50,8% de los votos frente a 49% del opositor, con base en la transmisión electrónica.

Las acusaciones del TSJ acerca de que la oposición hace el reclamo para incitar a la violencia, alimenta los temores entre los opositores sobre inminentes represalias judiciales.

En su cuenta de Twitter, Capriles, quien el martes dijo estar dispuesto al diálogo con el gobierno, afirmó que presentará la petición del recuento de votos formalmente ante el CNE, basado en documentos que consignan diversas irregularidades en el proceso de votación.

Maduro, heredero político del fallecido presidente Hugo Chávez, tiene previsto reunirse este miércoles con los gobernadores de todo el país para dejar claros los apoyos internos, mientras sus seguidores organizan mitines en varios puntos del territorio.

Chavistas piden destitución de gobernador Capriles

Vestidos de rojos, color del chavista, unos 250 simpatizantes de Maduro se manifestaron este miércoles contra Capriles en Los Teques, capital del estado que él gobierna, Miranda (norte).

En su cuenta de Twitter, el líder opositor acusó al “ilegítimo”, como llama a Maduro, de hablar “de amor, de no violencia” y al mismo tiempo mandar “a atacar” su residencia oficial en los Teques.

“Este estado no se merece a un gobernador de este tipo, que incita a la violencia y no hace nada (…) Pedimos su destitución”, declaró a la AFP Arelys Gómez, ama de casa de 46 y dirigente local del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Otros grupos de chavistas realizaron mitines en diversas ciudades del país, y otros participaban en un concierto en una plaza del centro de Caracas.

El presidente electo respondió, también vía Twitter, afirmando tener “información que la derecha esta armando grupos con franelas rojas (color de los chavistas) para simular ataque” y dijo haber “alertado a todos los cuerpos de seguridad”.

Pero la tensión bajó considerablemente con el llamado lanzado en la noche del martes por Capriles a sus seguidores para que se recojan, para evitar enfrentamientos.

“Llamo al Pueblo a aislar los fascistas y violentos donde estén, y a la justicia a castigar los crímenes cometidos y los destrozos. Paz Paz”, dijo Maduro.

Una marcha convocada para este miércoles por Capriles para exigir el recuento de votos, fue cancelada por el líder opositor el martes, luego de que Maduro aseguró que no permitiría marchas opositoras en la capital.

Varias ciudades del país, incluida Caracas, vivieron una noche de protestas sonoras, con cacerolazos de los opositores y estallido de petardos por parte de los seguidores del gobierno, sin que hasta ahora se reporten incidentes violentos como los del lunes, que dejaron siete muertos y más de 60 heridos, según datos oficiales.

Aumenta reconocimiento internacional de Maduro

Mientras tanto, Maduro, un ex chofer de bus de 50 años ungido por Hugo Chávez para liderar la revolución socialista tres meses antes de morir, tiene previsto jurar el cargo el viernes tras imponerse con el 50,8% de los votos, frente al 49% de su adversario, según el órgano electoral.

El gobierno, que acusa a Capriles de buscar un “golpe de Estado”, prepara los actos de investidura, a los que, según anunció el ministro de Comunicaciones Ernesto Villegas, ya confirmaron la asistencia delegaciones de “alto nivel” de 15 países.

“No queda otro camino que reconocer ese triunfo”, expresó Villegas, quien desestimó las denuncias de irregularidades en los comicios, en una rueda de prensa que dio avanzada la noche del martes para “desagraviar” a los muertos en las protestas.

Todos los países de América Latina, salvo Paraguay que pidió un recuento de votos, reconocieron la elección de Maduro y este miércoles lo hizo la Unión Europea, y varios pidieron un diálogo entre el gobierno y la oposición. Estados Unidos, principal comprador del petróleo venezolano y que paga en efectivo, se mantiene sin reconocer los resultados de la elección.

“Pensamos que debería haber un recuento. No sé si eso va a suceder en los próximos días”, dijo el secretario de Estado norteamericano John Kerry a legisladores estadounidenses.

Pero España reconoció la proclamación, después de un incidente diplomático entre ambos países tras la ajustada victoria. La Unión Europea “tomó nota” el miércoles de la elección de Maduro, aunque destacó que los recursos que presente la oposición venezolana deberían ser “debidamente” examinados.

Para mostrar su respaldo, Maduro convocó a sus seguidores a marchar el viernes, cuando se tiene prevista su juramentación ante la Asamblea Nacional. “La gran marcha sobre Caracas… que nos juramentemos juntos”, dijo.

Comenta esta noticia via Facebook

Actualidad Carabobo » en esta sección

buscador