Foto: Archivo Noticias24 Carabobo

(Valencia, 29 de julio. AFP) Centenares de personas acudieron el lunes al atardecer a la catedral de Santiago de Compostela para un funeral en honor a las víctimas del descarrilamiento ferroviario, que provocó 79 muertes, mientras miles de fieles se congregaban en el exterior.

Mientras las campanas tocaban a muerte, las familias de las víctimas tomaban sitio dentro de la catedral, lugar de peregrinaje mundial, acompañados por el príncipe heredero, Felipe, y su esposa, Letizia, que se sentaron enfrente del gran altar central, y el jefe de gobierno Mariano Rajoy, oriundo de la ciudad, todos vestidos de negro duelo.

Mientras, la gran plaza del Obradoiro, frente a la catedral, donde decenas de peregrinos y lugareños han dejado desde el jueves flores, ofrendas y pequeñas notas de compasión, se llenaba poco a poco de fieles. Al lado, en la cercana plaza de Quintana, se instaló una pantalla gigante para seguir la ceremonia ante la que se reunían miles de personas.

“He venido aquí porque soy de Santiago y porque tengo personas muy próximas que murieron en el accidente y conozco a sus familias”, dijo Mari Carmen Figueroa, una mujer de 60 años vestida con pantalones y chaqueta negra, y aunque no las conociera también habría venido”, añadió.

El funeral, oficiado por el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, se ha celebrado una vez la mayoría de víctimas del accidente ya ha recibido sepultura durante el fin de semana en los diferentes municipios españoles de donde procedían.

“Familias que habéis perdido a vuestros seres queridos: desde el primer momento os hemos tenido en nuestro corazón, como también os han llevado en su corazón Galicia, España y tantas personas más allá de nuestras fronteras”, dijo el arzobispo en la homilía a los familiares, muchos cabizbajos y sin poder contener las lágrimas.

El accidente del 24 de julio deja un balance aún provisional de 79 muertos, mientras 69 heridos siguen hospitalizados, 22 en estado grave.

El conductor del tren, sospechoso de conducir demasiado rápido al entrar en el peligroso viraje donde se produjo el siniestro, limitado a 80 km/h, fue imputado el domingo por “79 delitos de homicidio por imprudencia” y liberado con cargos.

Comenta esta noticia via Facebook

Actualidad Carabobo » en esta sección

buscador