Foto: Kervin García Mannillo / Noticias24 Carabobo

(Valencia, 27 de diciembre. Noticias24 Carabobo) Acudir a la emergencia de la Ciudad Hospitalaria “Dr. Enrique Tejera” (CHET) de Valencia requiere de una preparación psicológica, tanto para los pacientes y sus familiares, como para quienes laboran en ese lugar; desde el camillero hasta los efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana y el resto de los cuerpos de seguridad.

Como cualquier otro hospital de Venezuela, éste no escapa del pésimo estado en el que se encuentran sus estructuras. Tampoco de los malos olores y del trato infrahumano que, generalmente reciben los pacientes.

Gritos, llantos, desesperación y hasta risas (en pocas oportunidades, pero se escuchan), forman parte de un ambiente poco amable, donde sobran las denuncias y escasean las gratificaciones por un buen servicio.

Denuncias sin respuestas

Algunos familiares de pacientes denuncian que la falta de personal empeora la situación. Otros comentan que el problema recae, una vez más, en la falta de insumos suficientes para atender a las miles de personas que ingresan cada semana.

Pero conversar con algún enfermero, un médico o hasta con el vigilante de la puerta, es un acto de valentía, pues la gran mayoría se niega a informar por temor a cualquier represalia. Sin embargo, siempre existe alguien que, a pesar que pide no ser nombrado, se atreve a hablar sin miedo.

“Me quedaría pequeño decir que trabajamos con las uñas”, dijo un trabajador que, aunque no quiso admitir que laboraba en el área de enfermería, su vestimenta delataba el cargo.

Poco apoyo de la GNB

Este jueves durante una agitada mañana y bajo un inclemente sol, un hombre de unos 52 años sufrió un ataque de salud en medio de varias personas que aguardaban en las afueras de la emergencia del hospital.

Foto: Kervin García Mannillo / Noticias24 Carabobo

Casi dos minutos después, el enfermo emanaba por su boca sangre coagulada. La desesperación de quienes estaban cerca se dejó ver por los gritos de auxilio que pedían a funcionarios de la respetada GNB. Ante la petición, uno de ellos respondió tajantemente: nosotros no somos paramédicos señora.

Entre insultos y reclamos por parte del resto de las personas y otros dos uniformados que se unieron a la discusión, el moribundo hombre fue cargado por otros dos y fue ingresado al área. Hasta el mediodía no se sabía nada de él.

Redactado por Kervin García Mannillo / Noticias24 Carabobo

Comenta esta noticia via Facebook

Actualidad Carabobo » en esta sección

buscador