Foto: Referencial

(Valencia, 09 de enero. Noticias24 Carabobo) Desde este martes las cosas cambiaron en la Ciudad Hospitalaria “Dr. Enrique Tejera” (CHET) de Valencia. No precisamente fue el servicio, ni las estructuras del hospital, tampoco se trata de los insumos. Es que, un grupo de tres funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) ahora “resguardan” con mayor intensidad la entrada del lugar, al pedir identificación y explicación de lo que el visitante haría dentro de esos espacios. El interrogatorio se acentúa especialmente para los periodistas.

Se rumora que una de las intenciones de la nueva manera de resguardar el hospital -viejo sistema según comentó uno de los uniformados- es para evitar que los medios de comunicación tengan acceso a la morgue de Valencia, para solicitar información en relación a la cifra de homicidios que a diario se registran en el estado Carabobo.

Sin embargo, el permiso fue casi inmediato, a cargo del teniente Amore Pérez, encargado ahora del comando del Dibise en la CHET.

La siesta es en el suelo

Entre un paquete de cartas, algunas colchonetas, una pequeña mesa armable de plástico, dos o tres sillas del mismo material y hasta un mini reverbero, comparten los familiares de pacientes con peor estado de salud en el hospital.

Foto: Kervin García Mannillo / Noticias24 Carabobo

Algunos comentan que “por lo menos” duermen con una “brisita” nocturna. Otros, por el contrario, denuncian que la manera en que lo hacen es totalmente infrahumano. Otro grupo solo quiere, al igual que el resto, la rápida mejoría de sus familiares para “salir corriendo” de tan desagradable ambiente.

Foto: Kervin García Mannillo / Noticias24 Carabobo

Trabajo heroico

“Los doctores hacen milagros para salvar a los pacientes…lo que deberían hacer es tumbar el hospital y volver a construirlo”, expresó casi susurrando un estudiante de Medicina de la Universidad de Carabobo, cuyas pasantías las realiza desde hace poco más de seis meses en varias áreas del hospital, en las que, además de paredes sucias y sillas desgastadas, abundan las rejas oxidadas.

Otro trabajo que resaltan comentarios de pasillos, es el de las personas que tratan de mantener limpia las distintas zonas del centro médico. “Hay varios grupos, pero igual no damos a basto”, expresó una dama de 27 años que, a pesar de no revelar su identidad, las facciones de cansancio que reflejaba en su rostro de piel morena era imposible de ocultar.

Evidentemente entrar a la CHET no es un deseo agradable, pero cuando las circunstancias obligan a quienes acuden al sitio, en necesario estar preparados psicológicamente para lo que, sin ningún pudor les espera observar a la vista de todos.

Redactado por Kervin García Mannillo / Noticias24 Carabobo

Foto: Kervin García Mannillo / Noticias24 Carabobo
Foto: Kervin García Mannillo / Noticias24 Carabobo

Comenta esta noticia via Facebook

Actualidad Carabobo » en esta sección

buscador