Foto: Edixon Gámez

(Valencia, 8 de diciembre. Noticias24 Carabobo) En la séptima y parte de la octava semana de torneo el pitcheo de los Navegantes del Magallanes sucumbió, siendo la principal causa para que soltaran la punta de la tabla.

En ese período oscuro para los brazos turcos, el cuerpo de abridores trabajó para efectividad de 9.26 en 34 innings, mientras que los taponeros se combinaron para 7.15 de PCL en 56.2 actos.

El bajo rendimiento de las serpentinas le costó la cabeza al coach de pitcheo Bobby Cuéllar, uno de los técnicos mejor rankeados del torneo (coach de bullpen de los Mellizos).

Fue sustituido por Roberto Espinoza y la evolución fue inmediata. En los últimos seis encuentros el pitcheo exhibe efectividad colectiva de 1.73. Los abridores muestran 1.95 y 1.34 los brazos de relevo.

“Los lanzadores estaban cometiendo muchas fallas, mentales y de mecánica”, aseguró Espinoza, quien fue el coach de pitcheo del Magallanes en el último campeonato (00-01).

“No estaban manejando bien la adrenalina y eso influía en el comando de sus envíos. Me senté a conversar con cada uno, les hice muchas preguntas y los resultados no tardaron en llegar. Para mí era muy difícil ver cómo los lanzadores recibían tantas carreras, porque tenemos brazos para ganar el título”.

Comenta esta noticia via Facebook

Deportes Carabobo » en esta sección

buscador