Advierten penetración de las milicias en los puestos de trabajo de los venezolanos

313
Compartir

Foto:Referencial / Correo del Orinoco

(Valencia, 06 de octubre. Noticias24 Carabobo) La figura de la milicia venezolana estaría sobrepasando los ideales para los cuales fueron creadas, de acuerdo a opiniones de expertos sindicalistas y laborales recogidas en un trabajo de El Nacional, el Gobierno Nacional estría tratando de «militarizar las relaciones de trabajo» en el país.

Basándose en ordenes del órgano Superior de Defensa de la Economía, los milicianos no solo estarían ejerciendo funciones de vigilancia como actualmente en diferentes entes del Estado, sino que cubrirían vacantes en cajeros de supermercado.

En este sentido, los expertos opinan que será posible ver a la milicia en los sistemas de vigilancia privados de residencias, condominios y centros comerciales, y posiblemente en el área de servicios públicos: electricidad, gas, agua y aseo urbano, para penetrar después toda la cadena de producción.

A continuación parte de la información:

El 25 de septiembre, Hebert García Plaza, jefe del Órgano Superior de Defensa de la Economía, anunció que la milicia cubriría las vacantes de cajeros en los supermercados públicos y privados, luego de observar que 50% de los puestos de las cajas registradoras de los establecimientos estaban vacíos.

La medida representa, según expertos laborales y sindicalistas, la continuidad de la política de militarizar las relaciones de trabajo en Venezuela. Froilán Barrios, del Frente Autónomo de Defensa del Empleo, el Salario y el Sindicato, recordó que desde 2008 el Gobierno instrumenta un proceso permanente de militarización de las relaciones laborales en el país, a partir del discurso del presidente Hugo Chávez de que los trabajadores deben prepararse para la guerra asimétrica contra el Imperio (Estados Unidos).

Agregó que los sindicalistas oficialistas han señalado que la tropa miliciana de trabajadores alcanza la cifra de 250.000 personas, que hasta ahora han sido vistas uniformadas en actos patrios. “La iniciativa es de un profundo contenido reaccionario y antisindical que persigue el control y disciplina militar en los centros de trabajo”, reiteró.

La militarización de las relaciones laborales se debe al disgusto del Gobierno ante la gran conflictividad social existente en el país desde 2008, con un promedio de 2.000 protestas anuales: 45% son llevadas a cabo por trabajadores que exigen que el patrón Estado respete la contratación colectiva, entre otros derechos laborales, agregó.

Orlando Chirinos, dirigente de la Unión Nacional de Trabajadores, central izquierdista disidente, indicó que la presencia de militares persigue amedrentar a la clase obrera con la sustitución de una fuerza de trabajo que es civil por otra militar, sujeta a obedecer ciegamente las órdenes de sus superiores.

Información completa en El Nacional

“Nasar