Alto Mando Militar rindió tributo al Libertador este viernes en la plaza Bolívar de Caracas

412

Foto: @MIJPVenezuela

(Valencia, 24 de julio. AVN) Como parte de la conmemoración de los 232 años del natalicio de Simón Bolívar, el Alto Mando Militar le rindió tributo al padre de la patria con una ofrenda floral ante la estatua ecuestre del Libertador en la Plaza Bolívar de Caracas.

El acto fue presidido por el ministro para la Defensa y comandante del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, general en jefe Vladimir Padrino López.

También estuvieron presentes los comandantes del Ejército Bolivariano, mayor general Juan de Jesús García Toussaintt; de la Armada Nacional Bolivariana, almirante Franklin Monplasier; de la Aviación Nacional Bolivariana, mayor general Edgar Cruz Arteaga; de la Milicia Nacional Bolivariana, mayor general César Vega González; y de la Guardia Nacional Bolivariana, mayor general Néstor Reverol.

Foto: @MIJPVenezuela

El 24 de julio de 1783 nació el Libertador Simón Bolívar, quien con su espíritu de libertad y su sueño de una América emancipada, logró convertirse en un soldado inmortal para millones de personas que este viernes celebran los 232 años de su natalicio.

Vivió los primeros años de su vida bajo el cuidado especial de la Negra Matea y tuvo grandes maestros como Andrés Bello, José Antonio Negrete, Guillermo Pelgrón, el padre Francisco Andújar, pero quien mayor infuencia ejerció sobre su formación en los años iniciales fue Simón Rodríguez.

A los 14 años ingresó al batallón de milicias de blancos voluntarios de los valles de Aragua. Un año más tarde se graduó de subteniente, con la calificación de sobresaliente en aplicación.

Foto: @ceofanb

El 19 de enero de 1799 viajó a Madrid, España, donde conoció a María Teresa Rodríguez del Toro y Alaiza, con quien se casó el 26 de mayo de 1802. Inmediatamente después de la boda viajaron a Venezuela. A escasos ocho meses de vida conyugal, María Teresa muere en Caracas el 22 de enero de 1803.

Bolívar es considerado por sus acciones e ideas como el Hombre de América. En vida tuvo como valor fundamental la unión de los pueblos americanos y dar fin a las cadenas opresoras que mantenía el poder español.

En agosto de 1805, en su paso por Europa, el Libertador de la patria pronunció aquel recordado juramento del Monte Sacro, el cual cumplió al pie de la letra: «Juro delante de usted, juro por el Dios de mis padres, juro por ellos, juro por mi honor y juro por mi patria, que no daré descanso a mi brazo, ni reposo a mi alma, hasta que haya roto las cadenas que nos oprimen por voluntad del poder español».

Su gesta independentista logró libertar a Venezuela, Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Panamá. En 1813 le fue conferido el título de Libertador.

A la una de la tarde del 17 de diciembre de 1830, muere el Libertador en Santa Marta, Colombia, sin embargo, después de 184 años de su desaparición física, su memoria perdura en los latinoamericanos, quienes aún tienen presente su objetivo principal, la integración de Latinoamérica y el Caribe.