Crixto
sábado, noviembre 26, 2022

La mujer del puente Mariara

Más del Autor

Compartir

A Julia le gustaba irse de viaje a Caracas pidiendo cola, iba a la capital y venía y se quedaba en el Puente Mariara y se iba caminando hasta su casa. Era 1992 y buscaba olvidar como fuera a Rómulo, uno de los hombres que había conocido.

Se había enamorado de aquel chófer mucho mayor que ella pero lejos de que habían casi veinte años de diferencia decía que el amor no tiene edad. Se quedaba maravillada al leer las cartas que el hombre le entregó una vez.

“Esta muchacha puro pensar en ese hombre, te vas a enfermar”, le decía su tía Francisca. Francisca le recalcaba el peligro que era irse pidiendo cola hasta Caracas. “Tía quédese tranquila”; le decía Julia mientras se pintaba los labios.

La muchacha quería volver a encontrar a aquel camionero el cual para ella le había dado el mejor viaje de su vida. “Tía si usted conociera a ese hombre usté también se enamora”; decía con alegría mientras tarareaba canciones de salsa erótica.

“Tía como dice la canción de Gilberto Santarosa, la conciencia y el corazón”; la muchacha se iba a Caracas a trabajar en el día y venía ya en la noche. Limpiaba apartamentos y se venía a eso de las tres de la tarde. “Yo en cuatro horas limpio esos apartamentos y me vengo»

La mujer del puente Mariara

Julia se paraba allí esperando una cola, esperando nuevamente ver ese camión azul donde iba Rómulo. Y cuando iba en la autopista preguntaba si alguien lo había visto. “No chama no sé quién es ese Rómulo”, decía uno de los camioneros que la llevaba hasta Caracas.

En su soledad y en ese ir y venir pensaba lo que era volver a encontrarlo pero sentía de todo al recordarlo. “Es como si cuando lo conocí, conocí la nostalgia y el despecho”, decía mientras veía todo el trayecto de la autopista.

La Tía Francisca tenía miedo del despecho de la muchacha… “mija no sufras por amor, tu eres muy joven para sufrir”. Aquel 15 de mayo de 1992 salió y no tuvieron noticias de ella. La tía Francisca le pareció extraño que aquella tarde de sol y lluvia Julia no regresara.

Algunas personas con los años destacan ver en horas de la madrugada a una muchacha en el puente Mariara. De rostro angelical, cabellos negros y bella figura… muchos dicen que se trata de ella…

Sigue leyendo ahora más noticias en nuestro portal: 

La muchacha de la parada de la Banaven


Si quieres recibir esta y otras noticias en tu celular, ingresa a nuestro enlace en Telegram»

- Publicidad -
- Publicidad -
Castaneda

Lo más reciente

Sucesos

Deportes

Noticias de Interes