Muere niño de nueve meses quemado con leche caliente

noticias24carabobo
186

Foto: Diario La Verdad

(Valencia, 10 de agosto. Noticias24 Carabobo) Un bebé de nueve meses de nacido, falleció de un paro respiratorio en la Unidad de Quemados del Hospital Coromoto, el infante presentaba quemaduras de segundo y tercer grado al quemarse con leche caliente en el barrio San Isidro, estado Zulia.

El hecho ocurrió el pasado 25 de julio a las 5.00 de la tarde. A esa hora la madre del pequeño, Bleidis Arrieta, de 19 años, bañó a sus dos hijos: la víctima y otro niño de tres añitos. La joven, luego de tenerlos aseaditos, se dirigió hasta la cocina de la casa a prepararles sus alimentos.

Bleidis luego de preparar a alta temperatura el alimento de los niños colocó la olla en una mesita baja, para que se enfriara.

El pequeño gateaba por el suelo de la residencia. Su hermanito estaba jugando cerca de la mesita, pero no se percató que Énder llegó arrastrándose hasta la tablita de madera, donde reposaba la cacerola.

El chiquito se paró lentamente y sin tener conocimiento de que no debía tocar eso, agarró la olla y su contenido se lo echó encima, relató Carmen Arrieta, abuela del niño fallecido a las afueras de la sede de la Policía científica, ubicada vía al aeropuerto La Chinita.

Agonía y tristeza

Bleidis, madre del niño, al escuchar el sonido del metal golpear con el piso y seguidamente oír los gritos de dolor de su hijito, volteó. Al ver a su crío bañado con la leche caliente y la piel llena de vejigas, lo cargó y como pudo lo llevó a la emergencia del Hospital Universitario, donde convulsionó dos veces. Rápidamente, los médicos lo estabilizaron.

«Mi hija estaba sola. Su esposo estaba trabajando en ese momento. Tuvo que cargar con sus dos hijitos hasta el hospital», comentó Carmen.

Cinco días estuvo hospitalizado el pequeño, con todo su cuerpecito vendado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Universitario. Los médicos, al ver que el estado de salud no mejoraba, lo remitieron al Hospital Coromoto, donde agonizó por 10 días. Murió el jueves a las 11.00 de la noche.

Las quemaduras de segundo y tercer grado que presentó el infante en el 89 por ciento de su pequeña humanidad fueron letales. No las resistió. Los parientes, al retirar su cadáver de la morgue forense, llevarán su pequeño féretro blanco a la casa de su bisabuela Ventura Arrieta, situada en el barrio 23 de Marzo, para velarlo.

Funcionarios de la Policía científica procedieron a realizar sus averiguaciones sobre el accidente. El pasado viernes a las 12.00 del mediodía, la madre de la víctima tuvo que presentarse a declarar.

Redactado por Luisana González / Diario La Verdad

pasarela de pago crixto, cambia bitcoin a dolar