Foto: Archivo / Noticias24

(Valencia, 17 de marzo. AFP) El presidente encargado de Venezuela, Nicolás Maduro, llamó este domingo al mandatario de Estados Unidos, Barack Obama, a detener un supuesto plan para atentar contra la vida del líder opositor, Henrique Capriles, con el fin de desestabilizar el país, a un mes de la elección presidencial.

«Responsablemente, yo, presidente encargado de la república de Venezuela, le habla al presidente Obama: Roger Noriega, Otto Reich, funcionarios del Pentágono y la CIA están detrás de un plan para asesinar al candidato de la derecha venezolana», dijo Maduro en referencia a Capriles, en una entrevista al canal privado Televen.

Según el presidente interino, el objetivo del plan es «echarle la culpa al gobierno» del ataque «y crear un caos en Venezuela», que celebrará elecciones presidenciales el 14 de abril tras la muerte del presidente Hugo Chávez el 5 de marzo.

El gobierno venezolano suele tildar de enemigos a Noriega, exembajador de Estados Unidos ante la OEA, y a Reich, subsecretario estadounidense de Estado y exembajador de Washington en Caracas, y a ambos los acusan de buscar desestabilizar al país con las mayores reservas de crudo en el planeta.

Maduro, que acusó a sectores opositores de estar también detrás del «plan golpista», dijo que su gobierno «va a garantizar (…) toda la protección para todos los candidatos presidenciales, particularmente» a Capriles.

Pero el líder opositor, gobernador del Estado Miranda (norte), hizo a Maduro «responsable» de posibles acciones en su contra.

«Cualquier cosa que nos ocurra, hago responsable a Nicolás Maduro Moros, así lo denuncio al país y al mundo!», escribió el sábado en su cuenta de Twitter.

La oposición denunció el martes que Capriles recibió amenazas de «agresiones» antes de suscribir su candidatura ante el Consejo Electoral (CNE) y mostró unas fotografías supuestamente recibidas por el candidato opositor en las que su imagen aparecía en una pantalla de televisor a la cual apuntaban dos manos empuñando armas de fuego.

Capriles, de 40 años, buscará por segunda ocasión la Presidencia tras perder las elecciones de octubre ante Chávez, quien designó a Maduro, de 50 años, sucesor y candidato en caso de quedar inhabilitado para gobernar.

Meses después de anunciar que tenía cáncer en junio de 2011, Hugo Chávez acusó a Noriega de desear su muerte, al denunciar sus frecuentes comentarios sobre la salud del líder venezolano, fallecido tras luchar 20 meses contra un cáncer.