Por un autogol del Angers el PSG se coronó con la Copa de Francia

481
Compartir

Con un gol en propia meta, el PSG logro salvar su peor temporada del último lustro. El multimillonario club parisino se proclamó campeón de la Copa francesa por tercer año consecutivo doblegando en la final al Angers (0-1).

PSG
Foto: Referencial

Un modesto rival que acabó 12º en la Ligue 1, y que estuvo cerca del milagro de llevar a sus vitrinas el primer gran título de su historia. El destino fue cruel con el equipo del Loira. 60 años después de haber perdido su anterior final copera ante el Toulouse, el Angers tropezó de nuevo, esta vez por culpa de un autogol. En la última acción del duelo, y a la salida de un córner, Cissokho cabeceó hacia su propia red intentando evitar el remate de Matuidi (0-1, 91’).

PSG
Foto: Referencial

El DT español. Unai Emery, que hasta ahora había logrado dos trofeos relativamente ‘menores’ como la Copa de la Liga y la Supercopa de Francia, respiró aliviado con el pitido final. Aunque la undécima Copa gala del club no ahuyenta el fantasma de su cese apenas nueve meses después de haber fichado por el PSG. Perdida la hegemonía en la Ligue 1, donde el Mónaco le superó tras cuatro años de ‘reinado’, y eliminado en octavos de la Champions ante el Barça, su bagaje queda lejos de las expectativas de uno de los clubs más ricos del planeta

El Angers plantó cara, aunque se llevó un buen susto en la primera mitad, cuando Pepe remató al poste de su propia portería intentando evitar un remate de Cavani. Las paradas de Letellier mantuvieron ‘vivos’ a los discípulos de Stéphane Moulin. El PSG forzó luego la máquina, y Matuidi y Di María, con una falta que se estrelló en el lateral de la red, avisaron tras el descanso.

PSG
Foto: Referencial

El Angers no se rindió, y N’Doye estuvo a punto de sorprender a Areola de cabeza. Pero, cuando todo apuntaba a la prórroga, emergió Cavani. El uruguayo falló lo que no acostumbra en el 84’, en una contra que culminó rozando el poste. Y, en la última acción, su presión y, sobre todo, la de Matuidi, forzaron el fatal error de Cisshoko.

Con información de Sport

“Nasar