Artech Digital
policías
Foto: Referencial

Para garantizar la seguridad de las 36 delegaciones internacionales que participarán en la cumbre del G20, más de 19 mil agentes de policías, apoyados por una decena de helicópteros, botes y buzos en el río Elba, se han desplegado desde este jueves en Hamburgo (norte de Alemania).

policías
Foto: Referencial

Las cifras que rodean la cumbre, marcada por reuniones bilaterales de alto impacto, como el primer encuentro directo entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el ruso, Vladímir Putin, reflejan la dimensión de un foro en el que la búsqueda de consensos se perfila cuesta arriba.

Uno de los grandes desafíos logísticos es garantizar el desplazamiento seguro de las delegaciones, que irán llegando a Hamburgo hasta mañana.

Los costes de la organización se estiman en 130 millones de euros, lo que implica tanto la seguridad como la acogida de 6.500 miembros de las delegaciones y cerca de 5.000 periodistas acreditados, procedentes de 65 países.

Una amplia zona de la ciudad -38 kilómetros cuadrados- es un área prohibida para todo tipo de manifestaciones, por quedar en el radio que envuelve el centro de congresos donde se celebran las sesiones y el aeropuerto de la ciudad.

Toda la zona que rodea el recinto ferial aparecía esta mañana desierta, ya que sólo quien está debidamente acreditado como vecino puede moverse con cierta normalidad.

Hay una veintena de manifestaciones de diversa índole convocadas en contra del G20 y el martes pasado se registraron ya los primeros altercados, con cerca de un millar de personas que pretendían pernoctar en la llamada “acampada anticapitalista”, prohibida por las autoridades.

Con información de Últimas Noticias