Presupuesto de Donald Trump para Estados Unidos favorece a Venezuela

1103
Donald Trump
Foto: Referencial
Compartir

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, luce como un abierto antagonista de los gobiernos de Nicolás Maduro, en Venezuela, y de Raúl Castro, en Cuba.

Donald
Foto: Referencial

«Es una desgracia para la humanidad» y » trabajaremos con otros para hacer lo que sea necesario para ayudar a arreglar esto», son apenas 2 de las frases más recientes de Trump en relación con Venezuela, país que en su opinión ha sido «increíblemente mal gobernado durante mucho tiempo».

Trump acaba de tomar una decisión que hace realidad un deseo largamente acariciado tanto por el castrismo en Cuba como por el chavismo en Venezuela: en su propuesta de presupuesto para el año fiscal 2018 eliminó todos los fondos asignados a la agencia de cooperación estadounidense USAID destinados a programas en esos 2 países.

Se trata de una medida que, según analistas consultados por BBC Mundo, resulta contradictoria con el discurso de Trump sobre esos países y que favorece los intereses de La Habana y Caracas.

Hasta 2016, USAID tenía presencia en 19 países de América Latina con un presupuesto de cerca de más de mil millones de dólares. Para 2018, el gobierno de Trump propone reducir esos fondos a $756 millones, y que se queden en cero en Cuba, Ecuador y Venezuela.

Según los datos más recientes disponibles, la USAID destinó en 2016 unos 6,5 millones a Venezuela, donde los programas que más fondos han recibido en los últimos años se refieren al apoyo a los medios de comunicación independientes, protección y promoción de los derechos humanos , así como el fortalecimiento de la sociedad civil.

La Habana y Caracas han manifestado durante años su rechazo a las actividades de la agencia de cooperación estadounidense, a la que acusan de ser un instrumento de injerencia externa que alienta la subversión.

Carlos Ponce, director para América Latina y el Caribe de Freedom House, considera que la eliminación de los fondos para los programas de la USAID en Cuba y Venezuela contradice el discurso del gobierno de Trump.

«Si el mensaje es: apoyemos la democracia en Venezuela, a organizaciones que defienden los derechos humanos y a personas que intentan levantar la voz ante un gobierno dictatorial, entonces, no se entiende cómo esa preocupación no se traduce en un presupuesto para acciones concretas a favor de la democracia y de los derechos humanos en Venezuela», agregó Ponce.

Con información de BBC