¡Chicas! Los 6 errores más comunes al usar lápiz labial

1298
lápiz labial
Foto: Referencial
Compartir

Para cautivar al mundo, es importante el buen uso del lipstick o lápiz labial. Y es que la boca es uno de los rasgos que nos permiten manifestar nuestra feminidad y, claro, uno de los que más seducen a los hombres.

lápiz labial
Foto: Referencial

Por estos motivos, elegir el lipstick perfecto para ti y saber usarlo correctamente es crucial para darle a tu boca la atención que merece.

#1 Aplicar lipstick si tus labios están agrietados: si tus labios están agrietados, tu labial no hará más que potenciar ese estado y te aseguro que el resultado no se verá nada bien. La hidratación es fundamental para que tus labios estén saludables: es por eso que se recomienda tomar entre 4 y 6 vasos de agua al día, aplicar vaselina o bálsamo en tus labios.

#2 Olvidar exfoliar tus labios: la hidratación al igual que la exfoliación son fundamentales para que nuestros labios luzcan saludables. Puedes retirar las células muertas con cinta adhesiva -el mismo método que usas para remover la pelusa-. ¡Es muy sencillo! Luego de quitar las células muertas, hidrata tu boca con un bálsamo labial y luego estarás lista para aplicar tu lipstick.

#3 No usar delineador nunca: si crees que utilizar un delineador es una moda anticuada de los 90, déjame decirte que estás muy equivocada. Los delineadores de labios ayudan resaltar tu boca y a delimitar su contorno. ¡Tu boca lucirá increíblemente sexy!

#4 Usar el color equivocado de lipstick para tu tono de piel: encontrar el tono indicado es muy importante, ya que el color de tu boca es lo que levantará tu maquillaje o lo tirará por la borda. Los profesionales afirman que los tonos de piel más claros deben utilizar colores cálidos y rosados, mientras que quienes tienen tonos de piel más oscuros deben usar colores más intensos para resaltar sus rasgos.

#5 Ignorar el tamaño de tus labios: tu lápiz labial puede agrandar o achicar tus labios dependiendo del color que elijas. Esta es la clave para elegir tu color ideal: los colores oscuros y mates hacen que tus labios se vean más delgados, mientras que los colores más brillantes determinan que se vean más gruesos.

#6 Abusar del labial: los excesos siempre son malos. Mucho labial puede traer situaciones embarazosas, como dejar residuos de lipstick por todas partes, en tus dientes o en tu copa de vino. Para evitar estos inconvenientes, coloca un dedo en tu boca luego de aplicar el labial, ciérrala y verás que el excedente de maquillaje quedará en tu mano.

Con información de Imujer