Cuando parecía que las aguas se habían calmado y que por fin Julián Gil podría ver con tranquilidad a su hijo Matías, el actor se dirigió este sábado al juzgado de lo familiar en la Ciudad de México, pero Marjorie de Sousa no asistió al encuentro con el pequeño de 9 meses. 

Julián ya había sido autorizado para ver a su hijo por cuatro horas: “La verdad es que no sé ni que decir no tengo palabras, les dije en el aeropuerto que estaba seguro que iba a existir una apelación que se está haciendo lo posible por separarme del niño lo han estado viendo yo tengo el alma partida por el niño, por los derechos del niño por mí que exista una apelación porque no hay motivos real no sé que decir y tampoco me sorprende”, expresó.

Con la apelación de los abogados de Marjorie de Sousa en mano, Julián dio lectura a un fragmento del documento que consta de 52 páginas: “Lo voy a leer textual dice: Marjorie de Sousa refiere que el dictamen rendido asegura que el niño Matías Gregorio Gil de Sousa debe de ser amamantado directamente por la madre para efecto de estar pendiente de que el menor no presente problemas de broncoaspiración”.

“Yo quiero que me expliquen cómo hace la madre si el juez o mejor dicho el perito no la deja separarse del niño, ¿cómo ella hace, deja una teta aquí en México y se lleva la otra teta a Miami? quiero que me expliquen que alguien por Dios me explique”.

La actriz venezolana ha viajado a Miami donde incluso dio una entrevista a una cadena de televisión, y durante su ausencia dejó leche materna para alimentar al niño, por lo que Julián pide se haga lo mismo para las cuatro horas que debería estar con él: “Que me deje dos o tres dosis para que me pueda llevar yo al niño, pero es incongruente lo que está diciendo si ella deja 12 tomas pues que me deje comida de su seno para esas cuatro horas”.

Julián Gil asegura que todo esto es con una sola finalidad: “Aquí es sólo por ambición económica, aquí no hay ningún otro interés, hay dos cosas: ambición económica y el segundo tratar de separarme lo más que se pueda del niño y eso es un delito, Alineación parental, está incurriendo en muchos delitos”.

“Yo quiero saber si Marjorie lee lo que ella firma porque si ella lee lo que firma no me hace sentido que vaya a un programa de televisión a decir yo haría la imposible porque mi hijo estuviera con su padre yo jamás los separaría, no puedes salir y mentirle así al mundo”, expresó un Julián confundido.

“No voy a dejar de luchar hasta que toda la verdad se sepa, porque hay unos secretos aquí que hasta que yo no pare…” al cuestionarle qué tipos de secretos se refería dijo que ni él mismo los ha descubierto aún pero entiende que algo tratan de ocultar.

El actor asegura que él no incumplió en nada la resolución del juez, y si él tiene 3 días para presentar la certificación de las enfermeras que estarán al cuidado de Matías durante esas horas, fecha límite que caduca el próximo lunes 30 de octubre: “yo tenía tres días, el expediente salió a relucir el día 25 de octubre y yo por ley tengo tres días hábiles, yo tengo hasta el lunes para certificar. Ustedes creen que después de la lucha que llevo no voy a traer enfermera, si me piden 20 traigo 20, 30 enfermeras”.

Julián desconoce cuándo podrá reencontrarse con Matías: “Me acaban de decir que este viernes no hay visita y ahora me quitan la del sábado y me vuelven a poner la del viernes pues ya no sé, no sé ni cómo funciona”. Así se retiró cabizbajo y pensando qué diría a sus familiares que estaban esperando a Matías: “tengo muchos amigos, parte de mi familia y gente que como yo están deseosas de poder compartir con él”.

Con información de Univisión