*LLEGÓ PETRO*

630
Marcos Melendez - Noticias24Carabobo
Compartir

Cuando Gustavo Petro dijo que en Colombia había que desarrollar al menos el capitalismo, la izquierda de cafetín salió corriendo a atacarlo.

Llamo «de cafetín» a ese sector nuestro que sabe lo que se debe hacer pero en su mente y para que lo haga otro. Además considera que los compañeros o compañeras deben inmolarse para ellos ir al funeral a dar discursos.

Ese sector, que se arrecha porque Maduro no se ha dejado tumbar. Para esa izquierda, ser verdaderamente revolucionario, es dejarse matar en el intento suicida de avanzar sin correlación de fuerza o sin recursos.

Petro, habló de desarrollar al menos el capitalismo, porque recibe una Colombia FEUDAL, donde en las zonas agrícolas hay (en pleno siglo XXI)  terratenientes que pagan con pasta de coca a las campesinas y campesinos que explotan, o con gramos de cocaina, para luego instalar, ellos mismos, una bodega de provisiones donde, a cambio de esa pasta, les entregan productos alimenticios de manera racionada.

Petro recibe hoy una Colombia con la mayor tasa de migrantes a escala planetaria, solo superada por la de Palestina, una Colombia con fuerzas militares paralelas al ejército regular, y que administra territorios, cobra impuestos y mata gente. Una Colombia con siete bases militares norteamericanas formales y unas sesenta no formales, con la inflación más alta de los últimos 30 años y un marco jurídico de virreinato, con un parlamento y una fuerza armada totalmente controlada por la oligarquía que, otrora defendió los intereses de Fernando VII y hoy defiende los de Estados Unidos.

No pretenda entonces la derecha, presentar los índices de migración, inflación, guerra civil, desempleo, masacres etc., dentro de cien días diciendo que se trata de la gestión de Petro, ni pretenda tampoco nuestra izquierda de cafetín, que nunca ha organizado ni un bingo bailable para financiar el partido, decirnos que Petro es «tibio» porque no se inmola hablando de la contradicción capital trabajo antes de atender los problemas de miseria material y espiritual con las que recibe el bastón de mando.

A Petro le toca, construir fuerzas productivas más allá del feudalismo, pacificar Colombia buscando objetivos de consenso donde pueda avanzar y construir una nueva mayoría amplia que le de a Colombia carácter de nación, como alternativa al carácter de colonia que tiene actualmente.

Dios bendiga a Colombia. No es poca cosa la llegada de Gustavo y Francia al Palacio de Nariño.

Por Marcos Meléndez

*Desde La Guaira *

“Nasar