¡Aberrante! «El monstruo» de Lara torturó y violó a su hija esquizofrénica

1992
Compartir

La justicia llegó a Edixon Arrieche, de 47 años, lo condenaron a 28 años de prisión. Durante seis meses mantuvo encerrada a su hija esquizofrénica. Como complemento macabro, abusaba sexualmente de ella. La tortura la cometió en su casa del barrio La Batalla de Barquisimeto.

hija
Foto: Panorama

El Tribunal Primero de Juicio tomó la decisión. Arrieche admitió los hechos. La Fiscalía 28 con competencia en violencia contra la mujer lo acusó. “Unas trabajadoras sociales que censaban en el barrio para mejorar las viviendas notaron que la muchacha estaba encerrada y denunciaron”, trascendió.

Tres delitos le imputaron a Arrieche:  Acto carnal con víctima vulnerable en grado de continuidad, privación ilegítima de libertad y sevicia (crueldad excesiva).

Efectivos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de la subdelegación San Juan comenzaron a investigar cuando recibieron la denuncia de las empadronadoras. El seguimiento dio frutos.

Arrieche trabaja como vigilante en Quíbor. Padre de cinco hijas, su esposa lo abandonó el año pasado. “Tres de las hijas se fueron con la madre. En la casa se quedó Yuri, quien padece una condición especial, y una adolescente de 16 años, que abandonó la casa al hacer pareja con un hombre”, se conoció.

Los vecinos, sin saber lo que pasaba, compadecían a Edixon. “La muchacha, Yuri, se salía de la casa y entre todos la agarraban y se la llevaban de nuevo a Edixon creyendo que por su condición, se escapaba”, informaron testigos a funcionarios policiales cuando practicaron la aprehensión.

De repente, dejaron de  verla. Yuri desapareció. Solo la escuchaban gritar, de cuando en cuando. Su papá la había metido en un cuarto, selló con tablones la única ventana y puso una reja en la puerta. “La amarraba”, dijeron.

Ajeno a cualquier mirada, Edixon abusaba sexualmente de su hija enferma. “Los resultados de las pruebas forenses arrojaron resultados positivos”, informaron los efectivos.

Las primeras atenciones las recibió en el Hospital Pastor Oropeza, en Barquisimeto. “Ahora está en una casa de abrigo. Socializa con algunos internos y miembros del personal».

Con información de Panorama

hija
Foto: Panorama
“Nasar