Muguruza aplastó Rybarikova y logra su segunda final de Wimbledon

pasarela de pago crixto
356
Muguruza
Foto: Diario As

Muguruza
Foto: Twitter

La eslovaca, 87 del ranking WTA a sus 28 años, notó la falta de experiencia a estas alturas de competición. Lo máximo que había hecho en un gran escenario es la tercera ronda del torneo británico en 2015.

Muguruza, que lucía un vendaje fijador en su muslo izquierdo, volvió a estar sublime en su puesta en escena. Dominó la semifinal desde el momento en que se dispuso a realizar el primer saque. La española está en modo ganadora de Wimbledon. Se planta en la lucha por el título cediendo por el camino un solo set en los octavos con Angelique Kerber, número uno mundial durante las últimas 34 semanas.

Un día Garbiñe liderará el tenis femenino. De momento se conforma con luchar el sábado por su segundo ‘major’ con apenas 23 primaveras. La tenista es el orgullo de los ‘Mugus’, así se reconoce a su familia en el chat privado de la jugadora, y también de Conchita Martínez, su entrenadora temporal por la paternidad de Sam Sumyk, su técnico titular.

En 9 minutos, el resultado ya reflejaba un 3-0 para la tenista nacida en Caracas. Y eso que su rival la había ganado en dos de los cuatro precedentes, incluido uno sobre la moqueta verde de Birmingham, en 2015.

Muguruza atacaba y Rybarikova lo único que podía hacer es defenderse de los balazos que llegaban desde el otro lado de la red. Tuvo un 0-40 para colocarse 4-0 pero la eslovaca lo levantó no sabe muy bien cómo. La pupila de Conchita subía a la red como el día de Kerber. Era la táctica para la semifinal.

Magdalena, verdugo en el torneo de Karolina Pliskova, la nueva reina de la WTA, y de Coco Vandeweghe, entre otras, tenía instantes de lucidez pero no le daban para sumar un juego. Rybarikova, con un 4-0 abajo, lo intentó con un punto de ‘break’ desde el resto. Pero no había manera de inquietar a una tenista inspirada.

En la grada de la central aplaudían la exhibición de la española pero, al mismo tiempo, querían más tenis. La eslovaca estrenó su marcador 26 minutos después. Hubo ovación. Con un 6-1 adverso, la eslovaca se disponía a sacar en la continuación para saber lo que era ir por delante. No lo conseguiría. Muguruza y el guante que tiene en su derecha no lo iban a consentir.

La decimocuarta cabeza de serie doblaba en puntos a su adversaria: 42 a 22. Eso se traducía con otro 3-0 de salida en el segundo acto. El lenguaje corporal de Magdalena era de una impotencia total. Su cara era de asusto ante lo que estaba presenciando. El contador en positivo de Garbi, que no bajaba la intensidad de golpes ni de piernas, seguía moviéndose hasta el 4-0. El público se conformaba con aplaudir jugadas sueltas de la otra semifinalista.

Muguruza tuvo dos punto para 5-0 pero los salvó en el alambre su rival. Rybarikova tuvo sus segundos de gloria al volver a poner un dígito en su estadística. Poco más hubo que contar por su parte.

Con informaciones de Marca