Artech Digital
Teresa Carreño
Foto: Referencial

Este viernes se cumplen 164 años del nacimiento de la pianista, compositora, cantante de ópera y directora de orquesta, María Teresa Carreño, una de las artistas más grande de la historia venezolana.

Teresa Carreño
Foto: Referencial

Hija de Manuel Antonio Carreño y de Clorinda García de Sena y Toro, nació en Caracas, el 22 de diciembre de 1853. Aprendió a tocar piano con su padre y se especializó con el músico Julio Hohené.

Con apenas 9 años de edad, dio su primer concierto el 25 de noviembre de 1862, en el teatro Irving Hall de Nueva York. Allí, recibió lecciones del famoso pianista estadounidense de origen alemán Louis Moreau Gottschalk.

Posteriormente, en 1863 actuó como solista en la Filarmónica de Boston, luego viajó a Europa, donde los públicos exigentes de París, Madrid, Edimburgo, Londres, aclamaron a la niña prodigio. Sus viajes se extendieron por toda América, Australia, Nueva Zelanda y África del Sur.

Teresa Carreño
Foto: Referencial

Realizó un concierto en la Casa Blanca para el presidente de Estados Unidos, Abraham Lincoln, y luego se radicó en París (1866). Gozó de gran popularidad en Alemania, residiendo en Berlín durante más de veintisiete años (1889-1916), dedicándose a la enseñanza.

Entre sus obras como compositora figuran: Himno a Bolívar; Saludo a Caracas; el vals A Teresita, dedicado a su hija; el Cuarteto para cuerdas en Si Bemol y el Bal en revé Opus 26.

Residenciada en París, inició su carrera de concertista que la llevó a visitar todos los países de Europa, Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda y África del Sur, donde ejecutó piezas clásicas y románticas, acompañada de las orquestas dirigidas por eminentes maestros.

A mediados de 1885, volvió a Venezuela luego de una ausencia de 25 años; al ser invitada por el presidente Joaquín Crespo a dar un concierto en Caracas. Su último concierto lo ofreció en La Habana, ciudad que la había visto triunfar en marzo de 1917.

Antes del concierto fue advertida por el oculista del peligro en que se hallaba y que debía suspender los conciertos y volar a Nueva York. La pianista no obedeció y actuó brillantemente.

El 12 de junio de 1917, Teresa Carreño falleció, de 64 años. Nueva York fue su primera tumba. Sus cenizas fueron traídas en 1938 y reposan en el Panteón Nacional desde el 9 de diciembre de 1977.

Con información de VTV


«Si quieres recibir esta y otras noticias en tu celular, descarga nuestra aplicación de Telegram al ingresar a este link https://t.me/noticias24carabobo y dale clic a +unirme.