#TBT Un sonriente Pavarotti le cantó a Valencia (VÍDEO)

241
Pavarotti en Valencia - Pavarotti en Valencia
Compartir

Era marzo de 1998, el tenor italiano Luciano Pavarotti iba a cantar en Valencia; el tenor venía a la capital carabobeña. En ese tiempo la ciudad se vestía de gala, hubo críticas por traer al afamado artista; pero conforme las críticas las hacían se disipaban.

En el Teatro Municipal se acondicionó el lugar, el camerino para que el artista viviera en grande su ensayo. Las personas se asombraban de ver al tenor en pleno centro de Valencia; con un sombrero y una camisa playera.

El mismo sonreía a la gente y las personas se acercaban a verlo. Valencia respiraba esos aires de grandeza como se llamaba antes la Valencia del Rey. El tenor ensayaba en el Municipal para la gran presentación en la Monumental.

La inmensa Plaza de Toros para ese tiempo lucía impresionantes arreglos; el tenor iba a abrir esos ciclos de cantantes de 1998. El coso del Palotal tenía camerino al estilo de un hotel 5 estrellas; de hecho se mostraba al mundo su majestuosidad.

Al lado del tenor en la Monumental iban a estar la Orquesta Sinfónica de Carabobo; la Sinfónica Simón Bolívar además de la Sinfónica Venezuela. El propósito era mostrar a la ciudad industrial como siempre lo había sido.

Pavarotti en Valencia ¡por todo lo alto!

El entonces alcalde de la ciudad, Francisco “Paco” Cabrera quería cambiar el rostro a aquella Valencia; su tarea era dura ya que como siempre la política pone trabas. Pero supo jugársela trayendo al tenor a la ciudad; ya mostrándolo allí serviría para mostrar cambios.

Aquel año 1998 de paso ha sido uno donde no solo vino el tenor, estuvieron Alejandro Fernández en agosto de ese año; como otros grandes artistas. La Monumental se mostraba al mundo como un lugar de grandes eventos.

En ese año se inició una nueva etapa de las llamadas Ferias de Valencia donde incluso vinieron artistas internacionales. El sur brillaba esperanzado por los vientos de cambio de aquel inolvidable 1998.

Sigue leyendo ahora:La leyenda de Cigarrito en las calles del centro valenciano