El puente Morillo es uno de los iconos de la valencianidad

1417
El puente Morillo - El puente Morillo
Foto: Twiiter
Compartir

La historia revela que hace 200 años, el general español Don Pablo Morillo, mejor conocido como “el pacificador” ordenó construir el puente Morillo para facilitar a los pobladores de aquel entonces entrar a Valencia y no tener que vadear el río Cabriales.

La reconocida cuenta Valencia de Antaño en Twitter, una vez más, nos adentra al pasado para recordar o ilustrar a los valencianos de esta época la leyenda del Puente Morillo, que por muchos años todavía se mantiene a pesar de los estragos de la madre naturaleza.

En esa época de conquista española, el ejército realista puso a disposición los presos patriotas que tenían en su poder para edificar tan importante infraestructura en la ciudad de Valencia.

Según Valencia de Antaño, entre los presos patriotas figuraban: Don José Antonio Díaz, José Antonio Anzola, Don José Vila y Mir, y Don Miguel Ignacio Malpica, conocido como “el suizo”. Quien en su tiempo, era propietario de la casa, en la cual ocurrió el infausto baile de «El Piquirico». También, se dice, que participó el general alemán patriota Johann von Uslar, mejor conocido como Juan Uslar, bisabuelo de Arturo Uslar Pietri.

Puedes seguir leyendo: La feligresía no tiene edad y le pidieron salud al Nazareno

Las personas que venían de Caracas, Maracay, los llanos o Guacara lograron continuar su camino Real e ingresar a Valencia por medio de esta gran obra, que fue inaugurada en 1820.

Pero, en 1902, una fuerte tempestad azotó la ciudad y el nivel del Cabriales subió con tal fuerza que destruyó el puente.

Es por ello que, el gobierno de Cipriano Castro, «el restaurador», le encomendó al ingeniero Antonio Malaussena su reconstrucción. Para el año 1903, hizo la entrega. Para esa época, muchas personas plantearon en el Concejo Municipal colocarle el nombre de puente «Restauración». Sin embargo, los valencianos rechazan tal pretensión y siguen llamándole puente Morillo.

En 2013, de nuevo la naturaleza se abre paso con la crecida del Cabriales; lo cual impacta en su estructura causándole graves daños que forzaron a realizarle trabajos de reparación y a impedir el tráfico automovilístico por sobre el puente.

En ese entonces, el alcalde de la época tuvo propuso cambiarle su centenario nombre por el de «puente de los patriotas»; una vez que se hicieron las reparaciones. No obstante, los ciudadanos rechazaron la propuesta.

Hasta ahora, la edificación ha tenido varios arreglos por las consecuencias de las fuertes lluvias y los estragos que han causado. Sin embargo, se mantiene el nombre porque el puente Morillo es uno de los iconos de la valencianidad.

Puedes seguir leyendo: Más de 10 mil 500 familias beneficiadas en Guacara y Naguanagua con GasDrácula


«Si quieres recibir esta y otras noticias en tu celular, ingresa a nuestro enlace en Telegram»