Constituyente
Foto: Prensa PSUV

En entrevista para la sección «Desayuno en la redacción» de Notitarde, Saúl Ortega, diputado de la Asamblea Nacional por Carabobo,  aseguró que en el estado la violencia se presenta donde gobierna la oposición.

Constituyente
Foto: Prensa PSUV

«En Naguanagua y en San Diego apoyada y estimulada, y en el norte de Valencia. Tampoco es toda Naguanagua, es en la zona de La Granja; en San Diego en la zona de El Tulipán, y aquí es el Shopping, El Trigal y  en Mañongo. El resto del estado está en sana paz, trabajando. Hay uno que de ahora en adelante parece que no permite en su municipio la violencia que es el Alcalde de Bejuma, que incluso denunció con nombre y apellido a los violentos», expresó.

A continuación presentamos parte de lo que Ortega manifestó en dicha entrevista.

-¿Cuáles son las expectativas de diálogo en el país, luego de la nueva hoja de ruta presentada por la MUD, anunciada a través del diputado Julio Borges?  

-Yo espero que cuando en el país se esté enjuiciando a Julio Borges, él mantenga lo que dijo. Él es el autor intelectual de ahora en adelante de la situación y de las consecuencias de lo que está llamando. Los delitos no prescriben. El presidente Nicolás Maduro definitivamente es un hombre de paz, y seguimos apostando a que surja en algún momento un liderazgo de la oposición racional; incluso lo necesita el país y lo necesita el pueblo opositor que es otra cosa,  más allá de este liderazgo mediocre que hemos estado viendo convocando a la violencia, que ni siquiera quiere gobernar. Nadie quiere gobernar sobre las cenizas de un país, porque cómo se puede explicar que se esté quemando la propiedad pública y la privada, generando ataques a comercios, a la industria, al transporte y a la persona, porque ahora tenemos el delito del odio que incorpora el discurso de esta gente. Es sumamente peligroso el haber prendido vivo a una persona por su color de piel o por su supuesto pensamiento político porque atribuyeron que era militante del chavismo. O el caso del artesano de Mérida que le prendieron fuego a su casa porque hacía estatuillas alusivas a la revolución. O el linchamiento del teniente de la Guardia Nacional retirado en Lara o el ataque a la casa de los padres de Tarek William Saab por militantes de Primero Justicia. Ésos son crímenes de odio que ya los conocimos en Bosnia Herzegovina y en Ruanda, donde hubo un tribunal internacional y sancionó penalmente a miembros de la Iglesia Católica, a políticos que estaban detrás de eso y a medios de comunicación que estimularon y dieron rienda suelta a este tipo de crímenes. Esa violencia no la quiere Venezuela. El país quiere paz, quiere que se resuelvan sus problemas. Eso es lo que demanda cada venezolano. Ahora, el Presidente aspira a que en algún momento surja algún liderazgo consciente y sensato que debe salir y tiene que existir, porque no creo que todos quieran suicidarse detrás de estos dementes que hoy dirigen la oposición venezolana. Seguimos creyendo en la posibilidad de la racionalidad de parte de ellos, y aparte de la racionalidad, la derrota es evidente. Detrás de las barricadas, del humo y de la capucha  no pasan de diez personas en el mejor de los casos donde más gente tiene acumulada. Y lo otro es que los barrios que ellos han logrado tomar para las protestas son los barrios de la clase media-alta, los barrios ricos de este país.

Sin embargo, Saúl Ortega reconoció que la masa opositora ha marchado cívicamente, y cuando ha comenzado la violencia se ha retirado, lo cual habla muy bien del pueblo opositor que lo ha hecho como debe ser en el marco constitucional, legal y cívico. “Yo lo reconozco, pero tiene una mala dirigencia que en algún momento el pueblo opositor la va a sacudir”.

Consideró que el presidente Maduro ofreció una salida política que, a su juicio, es legal, constitucional y electoral. “Ellos dizque le decían a la comunidad internacional que estaban interesados en un calendario electoral, pero aparte de la Constituyente, se publicó el calendario de las elecciones regionales que estaban vencidas y no por culpa del CNE, ni por culpa de nosotros, sino por culpa de ellos que activaron el fraude del referéndum revocatorio que trastocó el calendario electoral. Ellos fueron los responsables”, en alusión a la dirigencia opositora.

“Ahora hablan de elecciones generales que no están en la Constitución Nacional. Aquí cada poder tiene su tiempo. Nicolás Maduro fue electo para entregar en 2019, y en 2018 tienen que realizarse las elecciones presidenciales, lo demás es argumento para seguir alimentando la violencia en Venezuela de estos irresponsables que ojalá más nunca vengan a salir con que yo no dije esto. Porque lo que dijo Julio Borges quedó escrito. ¿Por qué creo en el diálogo? No lo van a creer, pero Leopoldo López, que está preso, está en un proceso de diálogo.

“Es una derrota para diplomacia de EE.UU. no lograr sanciones contra Venezuela”

Analiza que es una derrota clara de la diplomacia norteamericana lo ocurrido en la Organización de Estados Americanos (OEA), debido a que no pudo lograr las sanciones que promovió contra Venezuela.

“Hay que reconocer que triunfaron el derecho internacional y la dignidad de los pueblos”, ratificó el parlamentario en torno al tema, luego de un amplio análisis que, desde su óptica, debe partir de lo significativo, como es la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

“Significó un cambio en las relaciones internacionales, mas no en la estrategia,  que siempre ha sido la búsqueda de la hegemonía norteamericana en el mundo entero”.

A su juicio, el Gobierno de Obama utilizaba los mecanismos diplomáticos y no diplomáticos para buscar sus objetivos. “En el caso de Trump es un personaje que no tiene otra comparación sino con Adolf Hitler. Su planteamiento original fue hacer de los Estados Unidos potencia y a partir de allí plantearse la hegemonía por la vía militar o por la de la guerra. Y a ello obedece incluso la crítica que lanzó a la OTAN, que nadie se la explicaba. Lo otro es que plantea el reacomodo de las fuerzas internas de los Estados Unidos. Que era buscar que quienes lo apoyaron fueran el elemento hegemónico en lo económico, cosa que es muy difícil que lo logre. En primer lugar, porque los tiempos no le van a dar, por lo que se ha visto en la necesidad de hacer un giro y aliarse con los ejes tradicionales del poder de los Estados Unidos. ¿Cuáles son sus primeras medidas en este campo guerrerista? Haber ensayado la bomba más poderosa, no nuclear, lanzada en Afganistán, el haber exacerbado los límites de un conflicto nuclear en la península de Corea, y generar conflictos de intensidad, por ejemplo, echar atrás todos los acuerdos que el mundo aplaudió con Cuba, y por supuesto, que la revolución bolivariana esté siendo amenazada con su democracia en Venezuela y sus instituciones. Está visto que los Estados Unidos antes utilizaban una especie de mampuesto, agarraban un país subordinado para los ataques a sus adversarios, pero en esta oportunidad lo están haciendo directamente”.

Según Ortega lo hizo en la Organización de Naciones Unidas cuando se planteó que Venezuela no debía presidir la cuarta comisión de paz y de descolonización, pero sufrió una de las derrotas más abiertas y contundentes, lo que significó una victoria bien limpia para Venezuela en materia diplomática. “Luego está el caso de la OEA para lo cual venía utilizando a otros Gobiernos por mampara, por cierto del Mercosur, y parece que los empavó. Por ejemplo, el Canciller de Paraguay era uno de los más activos y ¿qué está ocurriendo en Paraguay? Ese Gobierno de Horacio Cartes está técnicamente caído, no tiene respaldo político. Le acabamos de meter una sanción en el Parlasur, y votaron todos los partidos de su país, incluyendo el Partido Colorado, que es el de Cartes. En el caso de Brasil, que era otro Gobierno hostil que buscaba sanciones contra Venezuela histéricamente con el señor Michel Temer el golpista, parece que el golpe no duró mucho, y hoy en día ese Gobierno está caído. El entramado de corrupción saca a Dilma Rousseff precisamente para que no enjuiciaran a los corruptos, pero a pesar de ello es tan evidente la corrupción de estos actores políticos, que ya el señor Eduardo Cunha, que fue el presidente de la Cámara de Diputados que inició el juicio a Dilma, está preso, y Cableiro está en pleno proceso de enjuiciamiento. Hay once ministros de Temer que están detenidos, otros renunciaron, y al propio Michel Temer lo agarraron,  como decimos aquí, con las manos en la masa. Es un Gobierno que está caído. Tan así es que ese Gobierno, que vive diciendo que en Venezuela se violan los derechos humanos, militarizó Brasilia para reprimir manifestaciones que son multitudinarias, y me dicen que es muy común en muchas ciudades de ese país, pero que jamás en Brasilia habían ocurrido con las características que se están dando”.

“En Argentina con Mauricio Macri, aparte de que tiene endeudado ese país, porque si algo hicieron Néstor Kirchner y Cristina fue dejar saldadas las deudas; este señor lo ha endeudado para malgastar ese dinero, y de paso ha congelado y eliminado las conquistas sociales que el pueblo argentino adquirió durante el período de los Kirchner. El otro que metió la nariz de una manera muy agresiva es el señor Santos, y hoy prácticamente se está ocupando de la rebelión interna que tiene. No solo ver si puede cerrar el proceso de paz, sino que en Buenaventura hubo una poblada que la reprimió a sangre y fuego, y ése es otro de los que hablaban de que en Venezuela se violaban los derechos humanos. Visto el desgaste de estos Gobiernos serviles que eran los que utilizaban en  otros eventos de la OEA, con los que intentaban aplicar la Carta Democrática, ahora consiguen nuevos actores, con el señor Pedro Pablo Kuczynski, presidente de Perú, quien es mucho más agresivo que el de México, porque dijo que había que montar un presidente de transición. El Gobierno mexicano es también obsceno. Primero porque la reunión de Cancún la pidió el Canciller norteamericano. Ya venía de la derrota en las Naciones Unidas, pero pidió esta reunión donde se olvidaron de la Carta Democrática. ¿Qué es lo que introduce Perú? Un pronunciamiento contra la Constituyente”.

“Es un asunto totalmente de incumbencia de los venezolanos el tema de la Constituyente. Nadie les ha pedido a ellos que intervengan sobre el proceso político venezolano que es un asunto de los venezolanos. Yo puedo aceptar que la oposición venezolana opine sobre la Constituyente, pero no ningún Gobierno extranjero, porque nosotros no nos inmiscuimos en sus asuntos internos. No les decimos cómo es su democracia que de paso es bien deficiente, sobre todo la estadounidense que es una democracia de segundo grado, donde el voto popular no es el que decide”.

“Lo cierto es que es una derrota clara de la diplomacia norteamericana en la OEA, y hay que reconocer que triunfan el derecho internacional y la dignidad de los pueblos. Nosotros ratificamos que nos vamos de ese ministerio de colonias, así lo calificó el compatriota Fidel Castro. Y tanta razón tuvo. La OEA lo que da es vergüenza, definitivamente de cómo manejan los asuntos de los países en ese foro multilateral. La diplomacia tiene una especie de menú de comportamiento si lo pudiéramos calificar así, pero jamás se conocía estilo tan ruin y tan servil como el del señor Almagro, hasta grosero y falto de respeto. Y abiertamente militando con la oposición venezolana”.

Sostuvo que los embajadores guardan lo que llaman las formas y necesitan autorización del Gobierno del país que visitan. “Pero este señor no, y de paso opina sobre los asuntos de Venezuela, como las famosas elecciones que convocó, que en 30 días había que haber elecciones y la forma cómo se refiere al presidente Nicolás Maduro, calificándolo de dictador. Se le puede aceptar eso a cualquier venezolano, pero a un extranjero no. Allí falta hidalguía de la oposición venezolana. Porque si yo fuese opositor diría: ‘Un momentico, páreme  ahí. Yo puedo criticar mi Gobierno, pero no le permito a usted, porque éste es un país soberano e independiente”, dijo en alusión a Almagro.

“Es más, yo lo hice en la Eurolac, con el señor Antonio Tajani, quien no es miembro de esta instancia, simplemente como es el presidente del Parlamento Europeo se le invitó a la instalación, pero aprovechó el acto protocolar para arremeter contra el sistema político venezolano. Me le paré y le dije: ‘Respete a Venezuela’, y el hombre cayó en crisis, lo único que se le ocurrió decir fue una frase que no le queda bien de: ‘¿Por qué no te callas?’. Que no le luce, porque de repente pudiésemos considerárselo al Rey de España, y éste no está a la altura y de paso es un copión. Pero no se lo permití. Y si hubiese sido un presidente contrario a mi pensamiento político, también lo hubiese hecho. Le digo: ‘¡Hey, en los asuntos de Venezuela no se meta usted! A mi Presidente lo critico yo, pero no usted’ ”.

En relación a la sesión de la OEA, atribuyó que la derrota es del secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, pero que los que cobran esta derrota política y públicamente son los Gobiernos de México y de Perú. “El Gobierno de México es infame e irresponsable, porque no solo se prestó para esa emboscada, sino que permitió la agresión a diplomáticos venezolanos, cuando está obligado por un convenio internacional que es el Protocolo de Viena en materia consular de la protección de los diplomáticos. El Protocolo de Viena es anterior incluso a la II Guerra Mundial y en tiempos de guerra ha sido respetado, por lo que es inexplicable que un Gobierno como el de México venga a faltar al derecho internacional de la forma cómo lo hizo, lo cual tiene que ser demandado no solo por Venezuela.

 

-¿Pero se ha venido hablando de que hay esas conversaciones?

-No solamente que se ha venido diciendo, sino que fue exhibida la reunión con Zapatero. Ya ha habido cinco reuniones, y lo sé porque la Canciller no me lo dijo a mí, se lo dijo a toda la delegación del Mercosur.

 

-¿Usted cree que la Constituyente es el camino, tomando en cuenta que a la mayoría de los venezolanos lo que les interesa es que se resuelva el problema económico?   

-Es que precisamente la Constituyente es un proceso en la convocatoria, en la elección y en el desarrollo posterior. No está planteada una Asamblea Nacional más como la que tenemos actualmente de espaldas al país. El proceso constituyente es involucrar a los venezolanos en la temática. Hay varios temas importantes: En primer lugar está la soberanía y en segundo lugar el problema económico. Estamos interesados en un debate con los empresarios y los trabajadores, porque tenemos que ponernos de acuerdo en cuál es el modelo económico a que aspiramos para que sea exitoso.