¡Más que un ícono capitalino! Teleférico Warairarepano está de cumpleaños

pasarela de pago crixto
649
Teléferico
Foto: Composición/Noticias24 Carabobo

El Teleférico Warairarepano, ubicado en la capital venezolana, fue inaugurado el 29 de septiembre de 1955 y puesto en servicio el 19 de abril de 1956, por el entonces presidente, Marcos Pérez Jiménez.

Teleférico
Foto: Composición/Noticias24 Carabobo

El sistema teleférico, permaneció abierto hasta finales de la década de los años 1970, cuando fue clausurado debido al deterioro de sus instalaciones.

También es conocido como el  Teleférico de Caracas, representa un ícono capitalino que ha llenado de alegría a sus usuarios, al ofrecer un espacio natural de esparcimiento muy cerca del bullicio de Caracas, pero a la vez tan lejos como para poder apreciarla desde arriba y casi perder el aliento con su belleza.

Nuevo sistema teleférico

En el año 1999 la empresa Inversora Turística Caracas comenzó el proyecto Ávila Mágica, el cual incluía la restauración del hotel, retomar los viajes a La Guaira y la construcción de un casino, sin embargo estos planes no se llevaron a cabo de la manera como se plantearon.

En el año 2000, se comenzó la sustitución del antiguo sistema teleférico por uno nuevo de tecnología austríaca. El año siguiente, se reinauguró el parque con un nuevo sistema teleférico que posee capacidad para transportar hasta 1 mil 920 personas por hora en su máxima capacidad y velocidad (5 metros/segundo). Además los turistas disfrutaron esta vez de instalaciones remodeladas.

Desde el 2 de agosto de 2007, el sistema teleférico pasó a ser administrado por el Estado venezolano. Asimismo, se realizó el cambio de denominación para honrar a los pobladores originarios de la montaña, los indios Caracas de la etnia Caribe, quienes la llamaban “Wariarepano” vocablo que significa lugar habitado por muchas dantas o “dantal”.

62 años más tarde, aún se mantiene el  sereno ascenso a través de la montaña para disfrutar del clima frío y un ambiente agradable a 2 mil 150 metros sobre el nivel del mar, experiencia que lo convierte en una tradición que sólo se puede vivir en el Warairarepano.

Con información de Mintur