¡Se enamoró! «El Guerrero» salió del barrio sin saber que llegaría tan lejos

pasarela de pago crixto
3328

Tomás, un hombre de 1,97 metros de altura apodado «El Guerrero», creció sucumbido entre gente humilde y caminerías de tierra del barrio Chuparin Central de Puerto La Cruz, estado Anzoátegui, donde aprendió a «no comer tamaño» ni rendirse ante los problemas. Sin pensarlo, una cancha que se encontraba a pocos pasos y que robaba sus ratos libres, determinó lo que sería su futuro.

Una pelota de baloncesto, eso fue lo que cambió su vida para siempre, pero como todo comienzo, Tomás no se las vio fácil. “Mi papá era vigilante y mi mamá no trabajaba, era todera, hacía cualquier cosa, vendía Tupperware para mantener a 4 hijos (…) Comprar un par de botas para nosotros era costoso. Yo incluso tuve que vender tarjetas telefónicas”, resaltó.

Aunque sus padres no estuvieron de acuerdo con esa relación deportiva, terminaron cediendo, pues los peldaños se iban subiendo cada vez más rápido. Con 14 años decretó lo que quería, “yo le decía a mis amigos del barrio ‘ustedes me van a ver ahí, uniformado con un equipo’, incluso muchos se burlaron de mí”. Decidió entonces entrar a una escuela de baloncesto, ahí mismo en la zona, y 4 años después, en 1995, empezó a materializar su sueño como todo un profesional.

Foto: María Castellano / Noticias24 Carabobo

“Me metí en la cabeza que si trabajaba duro y mejoraba, tenía opción a ganar más. Me propuse a mejorar todos los días y bueno… Me dio los frutos que yo quería”, comentó con determinación.

El legado

Años más tarde, Tomás se despidió del barrio Chuparin para instalarse en Valencia, ciudad que siempre le gustó. Allí no solo le esperaban nuevas experiencias deportivas, sino una mujer de sangre caraqueña que se convertiría en su esposa y madre de sus hijos, quienes también ven con amor el baloncesto.

Foto: María Castellano / Noticias24 Carabobo

En ese sentido, resaltó orgulloso que “Samuel de 2 años nos hizo comprar un tablero portátil que se lo lleva para todos lados. Me acompaña a las prácticas y se pone a hacer todo conmigo. La niña también es bien dinámica, activa, seguramente agarra un camino deportivo”. Además, recalcó: “He tratado de no imponerles nada, que ellos decidan lo que quieren (…) Cuando el padre obliga al niño a practicar un deporte, llega un momento en el que se aburre y pierde el interés”.

Hay algo más allá

Fuera del tablero, en 2014 nace una Fundación-Escuela que lleva su nombre, una cancha ubicada en la Avenida Cuatricentenaria de la Urbanización El Bosque de Valencia, donde niños y niñas se adentran a este mundo. Entrenamientos, clínicas y torneos, son parte de las actividades que se realizan.

Foto: María Castellano / Noticias24 Carabobo
Foto: María Castellano / Noticias24 Carabobo

“Toda persona tiene derecho a cumplir su sueño, y si tiene el chance de encaminarlo, esa es una oportunidad que yo quiero brindarles (…) El objetivo es desarrollar jóvenes. El basketball no es solo venir a una cancha a lanzar, y correr para arriba y para abajo (…) Es muchas otras cosas, es aprender a driblar, a correr la cancha, defender y muchos no entienden eso (…) Primero se aprende a jugar y luego son los torneos”, enfatizó.

“Me enamoré”

A pesar de estar cerca de los 40 años y con 3 lesiones graves tras su espalda, es “terco y testarudo”, por lo que no piensa en el retiro. Sin embargo, “el cuerpo ya no es lo mismo, hay que trabajar todos los días para mantener las condiciones físicas (…) 2 o 3 veces a la semana hago rutinas de pesa y cancha”.

Foto: José Echeverria / Noticias24 Carabobo
Foto: María Castellano / Noticias24 Carabobo

Actualmente Trotamundos de Carabobo es su casa deportiva, donde en cada encuentro confirma que su realidad siempre será la misma: amar el baloncesto. “Me gusta el basketball, soy un apasionado del basketball”, comentó con sentimiento.

Es por ello que Tomás Aguilera, quién prefiere ser líder que capitán, y sigue enamorado de esa adrenalina, dinamismo y agilidad mental que se pone en práctica dentro del tablero; hoy puede mirar atrás y decir: ¡Lo logré!

Redacción: Raquel Almérida / Noticias24 Carabobo