Los recordados autobuses Alfa y Omega de Valencia

1964
autobuses Alfa y Omega - autobuses Alfa y Omega
Foto: Pablito Acevedo/veneBuses
Compartir

Han pasado más de 42 años cuando llegaron los autobuses Alfa y Omega a Valencia. La curiosa línea tenía la ruta desde la avenida Bolívar hasta Los Guayos. Por supuesto La Isabelica, Plaza de Toros y Las Ferias; retornando en la Redoma de Guaparo.

Para aquel tiempo el transporte era sobrio sin adornos y aparte de eso sin mucho colorido. Eran cuatro autobuses Blue Bird del año 77 que ganaron fama enseguida en toda la ciudad. Primero por el sonido, adornos y por primera vez las letras en el techo.

El colorido de los autobuses era sencillamente otra cosa diferente a los que habían en ese tiempo. Los buses eran blanco con franjas amarillas; muchos de ellos con los signos del zodiaco en las ventanas. Aparte de adornos por doquier.

Los autobuses Alfa y Omega

Los dueños de la empresa llegaron a Valencia y querían poner los buses como los de Colombia. La moda era con sonido, colorido, afiches y hasta nombres grotescos. Contando con aquellas calcomanías jocosas; entre ellas “si su hija sufre y llora es por un chófer señora”.

autobuses Alfa y Omega - autobuses Alfa y Omega
Foto: Freddy Salas/Venebuses.

Aquellos cuatro autobuses rompieron el esquema del transporte en Valencia; y todo el mundo comenzó a imitarlos. Los nombres eran estrafalarios, “Trinity”, “Reina Isabel”, “Casanova” y El Buggy 20.

De hecho el paseo tradicional era montarte en uno y dar la vuelta por toda Valencia. Los autobuses Alfa y Omega marcaron una época. Aparte de estos de mucho colorido estaban las líneas Coromoto, Santa Rosa, Parcentro, Carabobo.

El recordado Trinity

El más colorido de todos los buses era el Trinity, el número 23 y el que las personas más recuerdan. Eran aquellos años cuando el pasaje costaba la moneda de un bolívar; incluso con las máquinas contadoras de pasajeros.

Más de una persona recuerda estos famosos autobuses por su colorido, por lo que significaron para la ciudad. Muchos de ellos con el tiempo los vendieron y pintaron; hoy muchos de los que pasan de cincuenta años los recuerdan.

Sigue leyendo:#tbt Las recordadas noches valencianas en El Arepazo Criollo