Conejita Playboy Holly Madison narró la pesadilla de la Mansión

796
Holly Madison - Holly Madison

Holly Madison con 41 años narró lo vivido en la exclusiva Mansión Playboy donde la vida no era tan bella. En ese tiempo la rubia platinada y hermosa deseada por el público masculino no conseguía trabajo en Hollywood.

Varias de sus amigas la invitaron a la Mansión y ella pensó que todo era bonito dentro de la famosa casa. En la misma había odio entre todas las mujeres, además el magnate Hugh Hefner organizaba orgías; estas iban o dos veces a la semana.

Las orgías era una etapa de pesadillas que dijo la modelo vivir en la Mansión, ya que entre todas se odiaban. Por supuesto no dijo que hombres participaban en la misma. La modelo ha sido la única en hablar de aquella etapa.

Holly Madison - Holly Madison

Aquel tiempo era donde muchas mujeres querían entrar a la Mansión Playboy como fuera. Todo por vivir la vida de lujos y fama que supuestamente había dentro. Ahora se descubre toda la mentira que había en la casa.

Holly Madison: “el sexo con Hefner era aburrido”

Destacó la rubia que cuando tenía 20 años al llegar a una de las fiestas de la Mansión vio a Hefner ofrecer sedantes. Se trataba de Quaaludes un potente medicamento el cual el magnate llamaba el “abre muslos”.

Holly Madison - Holly Madison

Holly Madison no aceptó las drogas esa noche pero decidió tener relaciones con el magnate. El cual consideró otra pesadilla en la Mansión Playboy. Dijo que el hombre siempre estaba boca arriba dejando a la chica todo el trabajo.

Dijo la modelo que el sexo con Hefner era algo aburrido y monótono; y siempre era rutinario. Por su parte vivir en la Mansión a pesar de que le dio fama no le dio felicidad; dijo que había encerramiento y poco salían del lugar.

“Estaba en una situación desesperada y ya había pensado que vivir en la mansión sería una solución a mis problemas”; manifestó. “Creo que sentí que si me iba esa noche y no regresaba nunca, me habría sentido usada, masticada y escupida”; dijo la exmodelo de la Mansión.

Sigue leyendo ahora:No hay Radio Rochela pero la Coconaza sigue vigente