¿Conoces cuál es la tendencia top en arquitectura?

361
¿Conoces cuál es la tendencia top en arquitectura?
Compartir

Ahora mismo hay muchas tendencias en la arquitectura, pero creemos que ninguna como la fachada ventilada, que gracias a lo eficiente que es y a que ha bajado mucho de precio en los últimos años se está convirtiendo casi en un estándar cuando se trata de mejorar la eficiencia energética de los edificios.

¿Qué es una fachada ventilada?

La fachada ventilada no es más que una manera de aislar edificios aprovechando el efecto chimenea, un efecto natural que hace que los habitantes de esos edificios comiencen a cuidar más el planeta gracias a un ahorro muy significativo en calefacción y aire acondicionado.

Con este revestimiento la temperatura del edificio se mantiene más estable, el aislamiento acústico se mejora y al romper el puente térmico evita las zonas frías y, por lo tanto, la condensación. Se puede decir que la fachada ventilada se vende como uno de los mejores aislantes térmicos, pero a la vez aísla de humedad y del ruido.

¿Cómo se instala?

Una de las razones por la que está tan de moda es lo fácil que es instalarla, además de su bajo peso. Que sea tan liviana en la báscula nos permite colocarla en cualquier fachada sin apenas preparación e incluso en paramentos que no pasan por su mejor momento.

Para colocarla comenzamos poniendo el aislante sobre el muro, sobre la fachada. Este aislante se puede proyectar o fijarse al propio muro, para después colocar el cerramiento que se suele colocar sobre una estructura de aluminio, dejando una cámara para que el aire circule por dentro.

Este parte exterior se puede elegir en muchos colores y texturas, por lo que es muy fácil conseguir que se integre con el edificio en donde se coloca y con los circundantes, haciendo que no se note que hay un añadido, un “pegote” en la fachada

Como podemos comprobar, en ningún momento hemos hablado de actuaciones dentro del edificio, lo cual es una ventaja enorme sobre otros sistemas de aislamiento para muros exteriores.

Los trabajadores no tienen que acceder dentro de la vivienda en ningún momento, por lo que los inquilinos pueden hacer su vida normal mientras se instala la fachada ventilada que además apenas mancha alejando la imagen de una zona de obras llena de agua, cemento, arena, etc.

Es una inversión para el futuro

La fachada ventilada es una inversión con la cual revalorizamos el edificio en el que se instala, mejorando su calificación energética que ahora es obligatoria tanto para vender como para alquilar.

La preocupación por el medio ambiente y el planeta es cada vez mayor, de manera que para muchas personas será importante que el inmueble que compran o que alquilan sea lo más respetuoso con el medio.

Además, cuando compramos un edificio con fachada ventilada sabemos que el gasto en energía será mucho mejor, algo que puede hacer que nos decantemos por ese edificio que tiene instalado este tipo de fachada, que nos asegura una factura de electricidad y gas mucho menor todos los meses.

De hecho, podemos decir que la fachada ventilada “se paga sola” a lo largo de los años con el dinero que ahorramos en las distintas facturas que tienen que ver con la energía para calentar o enfriar la casa.

“Nasar