¡Escalofriante! El duende y el ataúd en una noche irlandesa

316
El duende y el ataúd - El duende y el ataúd
Foto tomado del portal Lo Más Insólito.
Compartir

Lord Fredderick Dufferin descansaba un 27 de enero de 1883 cuando ve la sombra de alguien pequeño, como un duende a las afueras de la casa. El diplomático estaba en casa de un amigo en Irlanda y le sorprendió lo que vio desde la ventana.

Minutos antes se había levantado sobresaltado de la cama y bebiendo un poco de agua veía a través de la ventana cuando vio al hombre de baja estatura. Este de enorme joroba estaba cargando un pesado ataúd y le hacía muecas.

Lleno de pavor, abrió la ventana y sacando su revólver y ya presto a utilizarlo se da cuenta que luego de esto tuvo miedo y no podía moverse. El hombre que había visto desaparecía cargando aquel pesado ataúd.

El diplomático al otro día dio a conocer al dueño de la casa lo sucedido. Por supuesto, hicieron la ronda de seguridad y se extrañaron debido a que cuatro perros guardianes cuidaban la casa. Aquella visión no era un sueño, estaba seguro pero estaba sorprendido de lo sucedido.

El diplomático inglés siempre recordaba aquella noche y el rostro y las muecas de aquel pequeño hombre le sorprendían. Más la imagen de este cargando un pesado ataúd el cual arrastraba por aquel jardín de verdes plantas.

El duende y el ataúd

El diplomático estaba diez años después en París para un evento de embajadores de varios países. Se encontraba en una reunión y sin pensar en lo sucedido llama al ascensor para quedarse asombrado.

Dio unos pasos atrás y prácticamente sudando frío ve al mismo hombre de joroba manejando el ascensor. El diplomático y sus acompañantes decidieron no subir, por el contrario dio unos pasos atrás para quedarse inquieto nuevamente.

Enseguida se fue a la recepción del hotel para averiguar quién era el jorobado que estaba conduciendo el ascensor. Pero en ese momento escuchan un estruendo que heló la sangre de todos los presentes.

Todas las personas que iban en el ascensor murieron incluyendo al hombre de baja estatura. El diplomático y la empresa de seguros y los del hotel nunca pudieron averiguar la identidad de aquel sujeto. Que momentos antes había cubierto al otro ascensorista.

Sigue leyendo ahora más noticias en nuestro portal: 

El hombre que llora por la calle Independencia


Si quieres recibir esta y otras noticias en tu celular, ingresa a nuestro enlace en Telegram»

“Nasar