El misterio del Indio Tarazona, Pérez Jiménez y el tesoro perdido

1069
Indio Tarazona - Indio Tarazona
Compartir

Caracas era recta en 1952 y todos tenían que cumplir las órdenes de Marcos Pérez Jiménez; incluso el Indio Tarazona conocedor de todos los secretos de Juan Vicente Gómez. Al cual el presidente lo mandó a investigar; el asistente del “Benemérito” estaba en Venezuela luego de estar en el exilio.

Pérez Jiménez quería la verdad sobre un tesoro el cual Juan Vicente Gómez había mandado a enterrar; y el asistente sabía dónde estaba. Gómez mandó a su hombre de confianza y jefe de seguridad; a enterrar el tesoro, en el cual había oro, esmeraldas, perlas de Margarita, morocotas, monedas valiosas entre otras; la misma estaban guardadas en un ataúd.

Tarazona debía ir con siete funcionarios del ejército los cuales los tomaron por ser los de peor conducta; y tenían que acompañar al hombre sin saber lo que llevaban. Pero el problema es que el asistente de Gómez se marchó a un lugar desconocido con los oficiales; quienes creían que enterrarían a un familiar del presidente.

Unos dicen que en Maracay, otros Mariara, o el cerro del Parque Nacional Henri Pittier; o incluso una parte de Aragua desconocida; el asistente y los siete soldados harían el entierro; donde otros dicen que colocó encima un samán pequeño.

Indio Tarazona - Indio Tarazona
Marcos Pérez Jiménez estaba obsesionado con el tesoro de Gómez.

Ese mismo día los siete soldados morían en lugares diferentes para quedar solo el asistente del General con el secreto. Esto tenía a Pérez Jiménez con mucha molestia ya que quería saber donde estaban todas esas riquezas.

Indio Tarazona, los encargados y el mentalista

Pero el asistente al regresar a Venezuela hablaba poco de ese tesoro, e incluso agregó otros lugares donde supuestamente estaba enterrado. Es cuando Pérez Jiménez sorprendido por un mentalista argentino de nombre Fassman; tiene un nuevo plan.

El mentalista había venido a Venezuela a hacer varias presentaciones en el Teatro Nacional en Caracas; por lo cual Pérez Jiménez le encargó al General Pulido Barreto y Fortunato Herrera; conocido como «El Platinado» que hablaran con Fassman para que hiciera un hipnotismo al asistente de Gómez; y se le pagaría una buena suma.

Enseguida las Seguridad Nacional se encargó de detener al asistente de Gómez para que lo hipnotizaran. Fassman se presentó con efectivos de la Seguridad para hacer las técnicas al asistente de Gómez.

En la primera sesión dijo que el tesoro estaba en Carabobo, Aragua, Guárico, Caracas y hasta Macuto en La Guaira. Pero Fassman dijo que el asistente de Gómez se estaba burlando de él; y de los funcionarios de la Seguridad Nacional.

Pérez Jiménez lleno de ira mandó a excavar en ciertas partes del país pero nunca llegó a conseguir nada. Decía el asistente en pleno hipnotismo que el espíritu de Gómez le impedía además decir el secreto del tesoro.

Más detalles

Fassman se cansó de hacer el hipnotismo al asistente de Gómez y Pérez Jiménez mandó a encarcelar a Tarazona; ya que el trato era que tendría la libertad cuando dijera dónde estaba el tesoro perdido.

Encarcelado, y solo el asistente de Gómez moría en una de las cárceles venezolanas; y la suerte del cadáver del Indio Tarazona fue la misma del tesoro; ya que nadie donde lo enterraron y este además se llevó el secreto a la tumba.

Sigue leyendo ahora en nuestro portal:La historia de Guardagallo, el brujo que murió entre la candela

“Nasar