El taxista del barrio Kennedy

488
El taxista del barrio Kennedy - El taxista del barrio Kennedy
Compartir

Carlos era una persona servicial era conocido como el taxista del barrio Kennedy en Bogotá. Una persona callada pero que estaba cansado de la delincuencia; transcurría 1996 y estaba de moda la música pop la cual le gustaba; lo calmaba de tanta ansiedad.

Desde que había perdido a su novia en 1994 el mismo día que mataron a Andrés Escobar el 2 de julio; había cambiado. Ese día trataba de olvidarlo… ya que dos hombres en el intento de atracarlo asesinaron a Dayana, su novia; los dos hombres nunca los volvió a ver.

Hacía las carreras en horas de la noche en su carro, se había vuelto un hombre de poco hablar. Una noche llevó a una señora hasta una de las barriadas de la capital colombiana; cuando vio que dos hombres atracaron a la señora y le quitaron las bolsas con alimentos.

Todo eso estaba cansando a Carlos, quien no veía acción de las autoridades por ninguna parte. Esa noche revisó los cajones que tenía a su papá en casa y encontró un arma y comenzó a hacer justicia por sus manos.

“Estoy cansado de la delincuencia”; esa noche de septiembre de 1996 salió por las avenidas de Bogotá eran cerca de la una de la mañana; cuando vio que un hombre le arrebató una cartera a una mujer; el delincuente recibió un balazo del taxista.

El taxista del barrio Kennedy

La mujer llegó y recogió su cartera y estaba presa del miedo solo vio un vehículo Nova con el casco de taxi y Carlos le dijo que se fuera. La muerte del delincuente la titulaba la prensa bogotana desde ya como un acto de justicia.

En apenas dos semanas Carlos se encargó de meterse a los barrios más peligrosos; se persignaba y comenzó a atacar a los delincuentes. Camilo Parra, un periodista comenzó a hacerle el seguimiento al hombre.

Carlos llegaba a casa en horas de la madrugada y si alguien había visto algo preferían no denunciarlo. El hombre recordaba a su novia y como le habían truncado los sueños en aquel 1994. “Mi Daya como te recuerdo”… decía Carlos.

En 90 días la policía no tenía pistas del taxista que llevaba cerca de diez delincuentes asesinados. Las personas hablaban de un justiciero, Parra en uno de los periódicos locales escribía crónicas sobre Carlos con el apodo de El Taxista.

Se había convertido en un revuelo y las autoridades en la rueda de prensa decían que lo tenían identificado. La delincuencia comenzó a temerle a los taxistas; ya que con a llegada de Carlos se habló que otros dos carros habían sido vistos disparando a delincuentes.

De taxista a héroe

La policía investigaba los hechos y comenzaron a patrullar en horas de la noche en los barrios de Bogotá. La delincuencia se había calmado un poco.

Unos lo consideraban como un héroe por haber atacado a la delincuencia, pero pocos o mejor dicho nadie sabía de él. Carlos decidió contactar a Parra para contarle los hechos del por qué se había convertido en justiciero.

La policía no llegó a buscarlo y cuatro años después, en el año 2000 Carlos decidió entregarse a las autoridades. Pero lo siguen recordando como el taxista del barrio Kennedy.

No dejes de leer ahora:

Venezuela recibió más de 4 millones de vacunas contra el Covid-19

«Si quieres recibir esta y otras noticias en tu celular, ingresa a nuestro enlace en Telegram»

“Nasar