Las autoridades de Panamá hallan siete cuerpos en una fosa; ubicada en un lugar remoto de la comarca Ngäbe Buglé. Allí se denunció la presencia de una supuesta secta que secuestró a un grupo de indígenas y los sometió a ritos exorcistas.

El director general encargado de la Policía Nacional, Alexis Muñoz, confirmó la existencia de la fosa. Precisó que el Ministerio Público está a cargo de las investigaciones en el lugar.

Sin embargo, las autoridades de Panamá confirmaron que los cadáveres pertenecen; a una mujer embarazada y sus 5 hijos de entre uno y 11 años. Además, de una joven de 17 años.

Presuntamente asesinados y enterrados en una fosa; por miembros de una secta religiosa que actuaba, en esa área. Los sospechosos de la masacre están detenidos.

Hallan siete cuerpos en una fosa en Panamá

Asimismo, el Ministerio Público de Panamá confirmó la ubicación de una fosa con siete cuerpos; correspondientes a 6 menores de edad. La mujer adulta embarazada de aproximadamente 4 a 6 meses e identificada como Bellin Flores.

Detenidos 10 «pastores» en Panamá

No obstante, 10 supuestos pastores de la «secta La Nueva Luz de Dios» fueron detenidos; por fuerzas especiales de la Policía de Panamá y traslados desde la aldea indígena Alto Terrón hasta la ciudad de Santiago de Veraguas.

Igualmente, de acuerdo con la información todos fueron identificados por sus familiares; que dieron cuenta de que los cuerpos se encuentran en estado de descomposición.

Pues, la fosa está en un lugar muy apartado, de muy difícil acceso y en medio de una selva húmeda.

Hallan siete cuerpos en una fosa en Panamá
Foto: Referencia

Los cadáveres hallados en la fosa presentan claros signos de tortura; y que entre los detenidos por la masacre está el abuelo de los cinco pequeños asesinados.

Cabe destacar, que el miércoles fueron rescatadas 15 personas, heridas y golpeadas; que estaban secuestradas por supuestos miembros de una secta en Panamá. Que los sometió a ritos exorcistas y que llevó la muerte de otros sietes.

Continúa Leyendo: Tiroteo en escuela de Texas dejó un muerto