Artech Digital
Historias de la Cruz del Trigal – Historias de la Cruz del Trigal

Luis Heraclio Medina Canelón es uno de los habitantes de la ciudad que se sabe las historias de la Cruz del Trigal. En sus redes sociales colocó lo que se ha vivido todos estos años al símbolo cristiano que ve las dos caras de Valencia.

Cuenta Medina Canelón que a lo largo de lo que ha sido los años y las décadas; las historias de la Cruz del Trigal son muchas. Unas graciosas, otras trágicas y otras que ponen los pelos de punta; nada que ver con misterios.

No ha sido fácil para este símbolo que fue colocado allí en 1988 por la Electricidad de Valencia. Aparte de ser protagonista ha sido el escenario de muchas cosas, unas buenas y otras no tan buenas.

Historias de la Cruz del Trigal y su trucado encendido

Por supuesto que llamaba la atención en aquel tiempo lo que era el encendido. La mayoría de los grandes medios de comunicación entre ellos Notitarde y El Carabobeño: movían sus maquinarias. Ya que una manito inocente sería la encargada de encenderla.

Sigue leyendo:¡Más velas! siguen los apagones en Valencia y por bastante

Una hija de un empleado de la Electricidad de Valencia apretaba un botón. La manito de la niña era la encargada pero había otro plan. Se había desplegado la tecnología y mediante la microondas se encendería.

Pero los técnicos para evitar que fueran despedidos si algo fallaba tenían un Plan B. El mismo consistía en encenderla manualmente. Los mismos se estaban comunicando por radio; uno en las alturas y otro en la reunión social que estaba abajo.

Siempre este símbolo también ha sido como un reto para los senderistas; algunos la han subido. Pero no todo es color de rosa allá arriba ya que los robos han sido protagonistas. Muchas personas incluso los fines de semana la subían.

Pero como ahora en cualquier parte hay malandros allá arriba también; les quitaron las cosas que llevaban. Arriba se han encontrado a malandros peligrosos que parecen estar habituados a subirla y de paso se conocen el lugar.

Los mismos con pistolas buscan siempre lo que llevan de valor a los senderistas. Muchos quedan sorprendidos ya que hasta en las alturas hay malandros. Hay muchas historias de robos y hasta de golpizas en las alturas.

Más de allá arriba

Por supuesto que en las historias de la Cruz del Trigal han ocurrido accidente y fatales. Para subir en un vehículo rústico hay que ser un buen conocedor de la vía. También todo un profesional del volante.

Ya que cuenta la historia que un conductor perdió el control y murieron los dos ocupantes. Otra de las historias trágicas es la de los deportistas; uno de ellos subió y arriba hizo maromas. Lamentablemente perdió el control y cayó al vacío.

Hay más de un novio arriesgado que ha subido a la cruz y milagrosamente no le pasa nada. Desde allí se toma una foto y se la manda a la novia pidiéndole matrimonio. Otros han subido a dejar las penas en ese lugar.

Cuenta Luis Heraclio Medina Canelón que un familia que tenía trabajando en la cruz subió. Allá arriba y cuando venían al Jeep se le espichó un caucho. Mientras veían el panorama de Valencia otros que venían los alertaron.

Ya que tenían que bajar rápido ya que una semana antes habían dejado dos muertos en el lugar. Hay miles de historias más ya que apenas termina la Navidad un equipo sube a desnudar el símbolo. Le quitan los bombillos y los guardan.