Artech Digital
Mario Lissón
Foto: LVBP

El toletero Mario Lissón vive su primera experiencia como refuerzo, luego de la eliminación de su equipo, los Navegantes del Magallanes, algo inédito desde su llegada al conjunto filibustero.

Mario Lissón
Foto: LVBP

Ahora viste los colores de los Caribes de Anzoátegui, que lo tomaron en el draft de sustituciones tras la salida de Balbino Fuenmayor, a quien los Bravos de Atlanta ordenaron cesar sus actividades en la pelota invernal venezolana.

Lissón fue enfático: “es un poco raro llevar otro uniforme”, y es que en su experiencia con los turcos, siempre estuvo en los Playoffs de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional, ganando dos títulos en las últimas cuatro temporadas.

“Es un reto. Gracias a Dios he tenido la oportunidad de estar en equipos ganadores y nunca hizo falta reforzar, aunque es algo que me llena de orgullo. Estoy contento de estar aquí”, enfatizó el infielder.

“Súper Mario” también resaltó lo curioso que le resulta estar con La Tribu, equipo que ha batallado en los últimos años con el Magallanes en etapas decisivas de la Postemporada.

“Este equipo en los últimos años nos ha dado una verdadera batalla campal, especialmente su fanaticada. Es realmente difícil jugar como visitante en este estadio. Espero que ellos (los fanáticos) pasen el ‘suiche’ y me apoyen, porque vengo a ayudar en lo que mejor sé hacer”, indicó.

Lissón promedia 286 con dos indiscutibles en siete visitas al plato, además de una anotada y dos ponches, en los dos encuentros que han disputado los Caribes de Anzoátegui.

Con información de Notitarde