Ministro de economía ruso fue detenido por soborno

pasarela de pago crixto
646
ministro-de-rusia
Foto: Referencial

El ministro ruso de Economía Alexéi Uliukáyev fue detenido la noche del lunes tras ser acusado  de haber cobrado un soborno de dos millones de dólares a una empresa petrolera. 

Ministro de Rusia
Foto: Referencial

Se trata del funcionario ruso de mayor jerarquía detenido desde la llegada al poder en el año 2000 de Vladimir Putin, que según su portavoz, Dimitri Peskov, estaba al corriente de la investigación desde el inicio.

La prensa y los observadores intentaban determinar si la detención del ministro, anunciada el martes por el Comité de Investigación de Rusia (SK), era un caso de corrupción o un ajuste de cuentas entre clanes del Kremlin.

El ministro recibió el lunes dos millones de dólares a cambio de autorizar que la petrolera semiestatal Rosneft comprara la mayoría del capital de la energética estatal Bashneft en octubre pasado, informó el SK.

De acuerdo al Comité de Investigación a Uliukáyev se le pudiera otorgar una pena de entre 8 y 15 años de cárcel.

La venta del 50,07% de los activos de la sexta mayor petrolera rusa, con sede en la república de Bashkortostán, en la región de los Urales, a Rosneft generó muchos debates en Rusia.

Una acusación muy grave

Rosneft es dirigida por Igor Setchine, un hombre discreto e influyente muy cercano a Putin y considerado como uno de los jefes de los «siloviki», los responsables surgidos de los servicios secretos, las Fuerzas Armadas o la policía.

La política rusa de los últimos 15 años vive al ritmo de las luchas internas entre los «siloviki» y los «liberales», arbitradas por Vladimir Putin.

Un portavoz de Rosneft dijo a la agencia oficial TASS que la empresa no comentará las acciones judiciales en curso.

Sin embargo, defendió que la adquisición de las acciones de Bashneft se llevó a cabo «acorde con la ley rusa, en base a la mejor oferta comercial hecha al banco operador».

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, dijo a la agencia Interfax que «esta es una acusación muy grave, que requiere pruebas serias».

Con información de Panorama