Nave espacial Osiris-Rex de la NASA podría intentar destruir el asteroide Apofis

188
Nave espacial Osiris-Rex de la NASA - Noticias 24 Carabobo
Compartir

La nave espacial Osiris-Rex está de regreso a la Tierra, después de haber golpeado – brevemente – la superficie de un asteroide llamado Bennu el año pasado para recoger muestras. Llegará a casa en 2023, expulsando una cápsula llena de muestras que podrían ayudar a los científicos a descifrar el origen del agua y la vida en la Tierra.

Pero a la nave le quedará mucho combustible. El equipo de la misión se pregunta: ¿Podría ir a otro lugar?

Resulta que sí. Y no a cualquier lugar, sino a uno de los asteroides más famosos cercanos a la Tierra: Apofis.

«Nos emocionamos mucho cuando descubrimos que podíamos ir allí», dijo Michael Nolan, de la Universidad de Arizona, jefe del equipo científico de la misión, que presentó los resultados esta semana en la reunión de otoño de la Unión Geofísica Americana en Nueva Orleans.

En su día se pensó que Apofis era el asteroide que suponía una mayor amenaza para la Tierra. Tras su descubrimiento en 2004, los astrónomos consideraron que la probabilidad de que chocara con nuestro planeta en 2029 era de 1 entre 37, la más alta registrada en la historia para cualquier asteroide. Con un tamaño de 300 metros, su impacto no acabaría con la vida en la Tierra, pero diezmaría una zona de cientos de kilómetros.

«Daba mucho miedo», dijo Nolan.

Un análisis actualizado demostró más tarde que el asteroide, que baila alrededor de la órbita de la Tierra, no impactaría en nuestro planeta. Pero aún así pasará cerca en abril de 2029 a una distancia de 20.000 millas, dentro de las órbitas de algunos satélites geoestacionarios, y lo suficientemente cerca como para ser visible a simple vista en Europa, Asia y África.

Nave espacial Osiris-Rex de la NASA

Casualmente, si los controladores de la misión en la Tierra dirigieran a Osiris-Rex a completar tres sobrevuelos del planeta después de dejar sus muestras, podría alcanzar a Apofis. Cuando el asteroide vuele por los cielos de la Tierra, Osiris-Rex estaría sólo una hora por detrás, listo para acercarse en junio de 2029.

«Es una especie de casualidad», dijo Nolan.

Aunque Apofis no supone ninguna amenaza para la Tierra -al menos durante el próximo siglo-, su estudio podría aportar a los científicos mucho sobre los asteroides de este tamaño. No está previsto que ninguna otra misión visite Apofis en 2029, aunque hay propuestas para hacerlo.

El próximo mes, el equipo de Osiris-Rex presentará su propuesta a la NASA para ampliar la misión, y se espera una decisión para abril. Si sigue adelante, la nave espacial pasará 18 meses estudiando a Apofis tras su llegada.

Mientras orbita Apophis, Osiris-Rex se abalanzará sobre la superficie para tomar imágenes de alta resolución. Esto incluiría la búsqueda de evidencias de deslizamientos de tierra causados por el tirón gravitacional de la Tierra al pasar el asteroide.

La nave también intentaría descender a la superficie y utilizar sus propulsores para abrir un agujero en su superficie. El objetivo sería dejar al descubierto el material subterráneo, lo que ayudaría a averiguar de qué está hecho el asteroide.

Asteroide Apofis

«Apofis es, en cuanto a su composición, el tipo de asteroide que tiene más probabilidades de convertirse en un peligro», dijo Nolan. «Las propiedades del material nos ayudarán a entender cuál es su estructura».

Esto, a su vez, podría informar sobre una futura misión para salvar a la Tierra de Apofis o de otro asteroide. Al calcular su masa, densidad y estructura, los científicos sabrán lo esponjoso o duro que es el asteroide, lo que les indicará la mejor manera de enfrentarse a objetos similares.

«Tenemos que saber a qué nos enfrentamos», afirma Jim Bell, astrónomo de la Universidad Estatal de Arizona que no participa en la misión Osiris-Rex. «¿Es un trozo sólido de roca? ¿Podemos cambiar su órbita? ¿Podríamos destruirlo, hacerlo estallar en pedacitos, si tuviéramos que tomar alguna medida drástica?»

La misión Dart de la NASA, lanzada el mes pasado, está llevando a cabo un experimento no muy diferente al estrellarse contra un pequeño asteroide para ver si los científicos pueden cambiar su órbita.

Davide Farnocchia, del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de California, dijo que el paso cercano de Apofis era una «oportunidad increíble» para observar de cerca un asteroide de este tamaño. También permitirá comprender mejor si Apofis representa una futura amenaza para la Tierra.

Después de Apofis, Osiris-Rex podría incluso tener suficiente combustible para visitar otro asteroide. O bien, podría colocarse en la superficie de Apofis y actuar como «faro de seguimiento», dijo Nolan.

Las limitaciones presupuestarias u otras cuestiones, como la preocupación de que Osiris-Rex pueda alterar inadvertidamente la órbita de Apofis y convertirlo en una amenaza para la Tierra, podrían determinar la aprobación de la misión ampliada. Pero podría ser un capítulo emocionante para la misión.

«Es una vez en un milenio que algo tan grande viene a la Tierra», dijo Bell. «Deberíamos aprovecharlo».

Noticias24Carabobo

Sigue leyendo ahora en nuestro portal: La sonda de la NASA «toca el sol» en un vuelo espacial histórico


«Si quieres recibir esta y otras noticias en tu celular, ingresa a nuestro enlace en Telegram»