Cayó Pedro Caballo uno de los más buscados de Trujillo

668
Cayó Pedro Caballo - Cayó Pedro Caballo
Compartir

Pedro Caballo era uno de los diez delincuentes más buscados de Trujillo por las autoridades; el mismo se midió a tiros a las comisiones de seguridad resultando abatido. Así lo dio a conocer el comisario jefe del CICPC, Douglas Rico.

Pedro Daniel Villarroel Torres (32), alias Pedro Caballo; el sujeto tenía seis solicitudes por extorsión; y siete registros policiales por extorsión y porte ilícito de arma de fuego.

El hombre falleció tras resistirse a su captura en el sector Chanda de la parroquia y municipio Boconó. La resistencia a la autoridad se originó momentos que funcionarios de la Delegación andina, se encontraban en una operación conjunta con la Policía del estado de Trujillo.

Esto para dar con la captura del mencionado sujeto; cuando lograron observar a un grupo de personas ingiriendo bebidas alcohólicas y efectuando disparos al aire. Motivo por el cual le dan la voz de alto al hombre, y  optó por dispararle a la comisión policial.

En la refriega el hombre quedó herido muriendo en el lugar a causa de una bala. El sujeto estaba desde hace tiempo burlando a las autoridades; pero con labores de inteligencia llegaron hasta él.

Como es conocido la zona occidental del país desde hace tiempo ha venido el hampa creciendo. Los mismos con extorsiones, entre otros delitos; el sujeto era uno de los más solicitados.

Pedro Caballo tenía un arma sin marcas visibles

En el lugar del hecho se colectó un revólver sin marca ni seriales visibles; el cual será peritado por expertos de la División de Balística para determinar su participación en otros hechos delitos. No se sabe como el sujeto lo tenía en su poder.

La Fiscalía Sexta del Ministerio Público de la Circunscripción Judicial Penal de la entidad, tiene conocimiento del caso. Se desconoce si el sujeto operaba siempre solo en compañía de otros hombres de la entidad trujillana.

Sigue leyendo ahora en nuestro portal:Cuidado con los mensajes de Carlos Eduardo, la nueva estafa