¡Divino! Prepara una tarta de oreo sin horno

528
tarta de oreo sin horno - tarta de oreo sin horno

La merienda es la hora feliz de los chamos, pues les encanta a todos por el sabor dulce, así que puedes preparar una tarta de oreo sin horno.

Como esta receta no lleva horno, debes dejar por unas horas la mezcla hasta que cuaje. A pesar de este detalle, es una tarta que se hace de forma muy rápida. Así que, ésta también es un postre fácil rápido y rico de hacer.

Así que necesitarás estos ingredientes para la tarta de oreo casera:

  • 25 galletas oreo (300g)
  • 150g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 500g de queso crema. Tipo Philadelphia
  • 500g de nata para montar. También conocida como crema de leche para batir
  • 2 cucharadas (15g) de gelatina neutra. También puedes emplear 6 hojas si la utilizas en este formato
  • 80g de azúcar

tarta de oreo sin horno - tarta de oreo sin horno

Cómo hacer:

1.- Separamos las galletas de la crema. Quitamos una de las galletas y después, con la ayuda de un cuchillo, separamos la crema de la galleta.

2.-  Ponemos la crema en una cazuela grande. Y la galleta la trituramos ligeramente con la mano y la colocamos sobre una licuadora. Triturar bien. Si no tienes licuadora, puedes utilizar una batidora manual.

3.- Cuando haya quedado una especie de arenilla fina, reservamos en un plato aproximadamente 1/3 de la galleta triturada.

4.- A los 2/3 restantes, les añadimos la mantequilla a temperatura ambiente y volvemos a batir. Para que se integren bien ambos ingredientes. Esto, será la base de nuestra tarta.

5.- Seguimos con la tarta de oreo sin horno: Añadimos esta mezcla sobre un molde para tartas desmontable. Con estas cantidades, yo utilicé uno de 20 pero puedes utilizar uno de un tamaño similar sin problemas. Con una cuchara, esparcimos toda la mezcla de galleta y mantequilla por toda la superficie, apretándolo bien y sin dejar huecos libres. Después metemos en la nevera mientras hacemos el siguiente paso

6.- Ponemos la cazuela donde tenemos las cremas de la galleta a fuego suave. Echamos la nata, el queso crema, el azúcar y la gelatina y removemos constantemente. Que se derritan todos los ingredientes. Ésta mezcla no debe llegar nunca a hervir o cogería un gusto desagradable.

7.- Cuando esté bien deshecho lo añadimos sobre la base de galleta. Dejamos reposar 10 minutos y después volvemos a meter a la nevera un mínimo de 4 horas. Mejor, si es toda una noche entera

8.- Al día siguiente, espolvoreamos con un tamiz, o si no lo tienes con un colador, la galleta que habíamos reservado al principio. La que no tiene mezcla de mantequilla.

Puedes leer: Disfruta en el almuerzo unas pechugas en salsa de queso azul


«Si quieres recibir esta y otras noticias en tu celular, ingresa a nuestro enlace en Telegram»