Artech Digital
narcomamis - narcomamis

Los poderosos carteles de la droga captan la belleza de las modelos y las convierten en narcomamis. Para muchos la belleza es el gancho principal que una mujer tiene y la misma; la usan para la maldad.

En países como México y Colombia las narcomamis son atractivas mujeres; de belleza exuberante. La belleza de estas mujeres es impactante aparte de su vestimenta y las mismas son letales. Están entrenadas para vengar los carteles y que la droga no tenga problemas en su paso.

Lo principal de estas bellas mujeres es servir como anzuelo a aquellos militares. Buscan a los de alta jerarquía como a los de baja. La intención es la misma captar a la autoridad, enamorarlos y conquistarlos.

Luego del amor y la conquista viene la maldad ya las mujeres tienen atrapadas a las víctimas. Saben de su vida, hijos y hasta de las esposas y lo que hacen con el dinero. De no unirse a los carteles son vilmente asesinados.

Narcomamis cuando la maldad va en cuerpo de mujer

El narcotráfico entrena a las modelos y pueda enloquecer a los que están en las esferas del gobierno. Anteriormente el dinero era la opción pero ahora el narcotráfico se escuda en la belleza de las mujeres.

Continua leyendo:Fiscal General declaró sobre nuevas modalidades de narcotráfico

Aparte de eso las narcomamis saben manejar armas como también ser malas. Malas en el sentido de que hacen sufrir y hasta asesinar a sus víctimas. Esto con técnicas que ellas mismas pueden hacerla.

Siempre y cuando las autoridades decidan no entrar en la mafia de las drogas. Dominan también con la belleza a los de baja jerarquía. Estos embobados por la belleza de las mujeres caen rendidos a sus pies.

Estos muchas veces terminan metidos de lleno en el negocio del tráfico de drogas. Luego terminan asesinados de forma violenta y dolorosa. Todo por querer conquistar el amor de estas mujeres entrenadas por los narcos.

Bonitas pero mueren

Si el caso es contrario, si una de las narcomamis deciden salir del negocio muere en las vías de México. Estas muchas veces  luego de ser brutalmente golpeadas. Muchas de ellas por no cumplir con lo mandado.