¡Cuidado! Las rabias y el stress ponen en riesgo tu salud

486

Está comprobado que las rabias no es un buen síntoma, esta acompañada del stress y el mal humor pueden llevarte a la muerte.

El cuerpo sufre demasiado cuando tienes una rabia, las molestias te van generando energías negativas; que de no expulsarlas podrías terminar enfermo. La salud la colocas en riesgo cada vez que tienes una rabia.

El cerebro, la sangre, el corazón y hasta la vista son los órganos que más sufren al momento de una molestia.

Calma… y cuenta hasta diez…

Carlos Sumoza, médico terapista dijo a Noticias24Carabobo que las personas deben de pensarlo dos veces antes de agarrar una rabieta. “Las rabias van acabando al ser humano, la piel sufre se arruga. La vista sufre, el corazón y la tensión alta todo en fi sufre, no hay que acostumbrarse al mal humor”.

Sumoza explicó que las personas tienen que llevar una vida más tranquila, sin tanto stress y saber hasta donde puedes llegar. “Todos en la actualidad y más en Venezuela hacemos dos o tres cosas con el fin de poder vivir. Pero esas dos o tres cosas nos llevan a rabias diarias que hacen mucho daño”.

CONTINUA LEYENDO: YOUTUBE ESTRENÓ TRAILER DE LA VIDA DE MALUMA

Dijo que es positiva la terapia conocida de contar hasta diez, pero que la misma debe acompañarse de saber respirar. “Nos acostumbramos a pelear en la calle, cuando vamos manejando;  si compramos algo y no nos sale como es, si no nos alcanza el dinero”, comentó.

Drenar las rabias y sacarlas de cuerpo

Una de las cosas que hay que aprender es a drenar la rabia, sacar el mal humor y expulsarlos del cuerpo. «Toda esa energía hay que sacarla del cuerpo, eso hay que saber hacerlo, es limpiar todo».

«Hay que empezar por estar muy calmado, por colocar en blanco la mente y de allí respirar profundo. Respirar calmado y no pensar en nada y poder estar tranquilo y poder expulsar todo eso» dijo.

Riesgo grande

Las rabietas acumuladas está comprobado que pueden acabar con tu vida, de hecho pueden llevarte al colapso. «Hay que saber controlarse ante una situación dura y difícil, de hecho si no se puede controlar saber escapar de ella».