Shingo, el pueblo japonés que asegura guardar la tumba de Jesucristo

noticias24carabobo
246
tumba de Jesucristo - Noticias24carabobo

En un remoto paraje japonés, un montículo de tierra coronado por una enorme cruz de madera es reconocido como la tumba de Jesucristo. Shingo, es el nombre del poblado situado en el norte de Japón donde se encuentra este santuario que muestra una sorprendente versión de la vida del Nazareno.

De acuerdo a los cristianos que habitan el lugar, Jesús no murió a los 33 años, sino que vivió en realidad hasta los 109. El que fue crucificado en Jerusalén fue su hermano. Además se casó y tuvo tres hijas. Y sostienen que en el montículo está enterrado Jesús, el verdadero. Junto a la oreja de su hermano.

Puedes leer: Así se vivió el segundo día de flexibilización amplia en Valencia

Un artículo de la BBC, describe la historia de Daitenku Taro Jurai, la versión asiática del principal protagonista del Cristianismo y como se originó esta narrativa paralela sobre la tumba de Jesucristo.

El lugar es conocido como el «Museo de la Leyenda de Cristo” y es visitado cada año por miles de peregrinos y turistas. De acuerdo a su versión, a los 21 años, Jesús viajó a Japón para aprender más de las otras religiones que existían en el mundo.

La tumba de Jesucristo nipona

Allí estuvo hasta que cumplió los 33 años, cuando regresó a Jerusalén para continuar con su predicación. Jesús efectivamente es arrestado por las autoridades romanas, quienes lo condenan a la crucifixión. Pero, según la leyenda japonesa, se cambia de lugar con su hermano, conocido en Japón como Isukiri.

Así, dice este grupo, Jesús logró escapar de Jerusalén con dos reliquias con las que llegó hasta Shingo. Estas fueron una oreja de su hermano crucificado y un mechón del cabello de María. Y estableció su residencia en Japón, donde se retiró y formó una familia. Finalmente fue enterrado en el lugar donde hoy se erige la enorme cruz de madera, afirman.

Los Sawaguchis cristianos

Además, la misma historia señala basándose supuestamente en unos rollos del siglo XVII que desaparecieron durante la II Guerra Mundial, que la familia de los Sawaguchis, cultivadores de ajo de la zona, son los descendientes directos de Jesús.

De acuerdo al periodista Winifred Bird, no hay una fecha exacta en la que se haya dado la creación del lugar «sagrado». Sin embargo, hay un registro de que en la década de 1930 se comenzó a hablar sobre el supuesto sitio donde existía la tumba de Jesucristo.

«Hacia 1935 llegó a esta región Kiyomaro Takenouchi, un religioso que había leído unos documentos luego conocidos como los Libros Takenouchi. En ellos se señalaba que Cristo estaba enterrado en Japón», escribió Bird.

Puedes leer: Enfrentamiento en la Cota 905 entre banda y cuerpos de seguridad

No todo el mundo acepta esta versión. «Es solo una atracción turística, para hacer dinero», le dijo a la cadena ABC Marcel Poliquin, un sacerdote católico que vive cerca del museo. «Por supuesto que lo de las tumbas es una mentira. Sin embargo, hay algo que puede sugerir que en esta región sí ocurrió un hecho inédito y espiritual», afirma Toshiko Sato un habitante de la zona, en alusión a la historia.