Artech Digital

El pueblo de Trincheras sigue en pie a pesar de los problemas la crisis y la falta de turistas en el pueblo. Trincheras está a unos minutos de Valencia, en la vía a Puerto Cabello; el pintoresco pueblo se alegra cada vez que vienen las vacaciones.

Las aguas termales, las posadas, ventas de comida, como también algunos comercios abren los fines de semana. Los mismos esperan por la afluencia de turistas ahora en el mes de vacaciones.

A pesar de la crisis y que los años no son los mismos se mantienen optimistas ante lo que vive el país. Dicen que a pesar de todo una que otra gente va los fines de semana y buscan la manera de tratarlo lo mejor posible.

Bajas ventas pero mucha esperanza

Las ventas siguen bajas, pero cada fin de semana buscan la manera de dar lo mejor. Las empanadas están listas desde temprano.

De igual modo el sancocho lo hacen bien equipado para estar listo a las personas que van a comer. El sancocho, la sopa y las cachapas siguen vivas en la mesa de Trincheras, cada fin de semana.

CONTINUA LEYENDO: PANELAS DE SAN JOAQUÍN TOMARON DE NUEVO LA ARC

El café, cacao y chocolate están también a la venta desde temprano. Muchas personas van a las aguas termales todos los días; el primer gancho del pueblo.

Piden mayor atención a la vía

La vialidad de Trincheras si necesita mayor atención, señalización y unas defensas nuevas; saben que no tendrán iluminación pero al menos piden que la misma esté mejor.

La gente quiere que Trincheras sea un municipio autónomo pero el mismo pertenece a Naguanagua.

Los huecos siempre están pero los mismos son como parte de la gente que va al volante. La mayoría entra por la autopista y sigue hasta el pueblo.

Muchos recuerda el auge de turistas en época de vacaciones y dicen que esos tiempos algún día vendrán.

Los habitantes de Trincheras siguen en pie y siguen buscando que el pueblo se levante y salga adelante. Ellos dicen que no es fácil pero esperan darle lo mejor que puedan al turista, dar su talento en la cocina.