Apuñalaron hasta la muerte a un adolescente en Nueva York

469
Apuñalaron hasta la muerte
N24 Carabobo te lleva toda las noticias del día de una manera objetiva e imparcial informando a los Venezolanos
Compartir

Un grupo de jóvenes golpearon y apuñalaron hasta la muerte a un adolescente de 16 años. Sin embargo, según medios más de 50 personas fueron testigos del incidente. Pero ninguno intentó detener la pelea.

Khaseen Morris falleció en el acto frente al local Mario’s Pizzeria and Restaurant en Nueva York. Le asestaron una puñalada letal en el pecho y tenía también un brazo roto.

Asimismo, según la policía, al joven lo apuñalaron hasta la muerte y el ataque fue premeditado.

El adolescente, estudiante del centro de secundaria Oceanside High School, ya había recibido amenazas telefónicas. Según confirmaron las autoridades de Nueva York.

Igualmente, los vídeos grabados por el medio centenar de testigos ayudaron a los agentes a realizar la primera detención.

Tyler Flach, de Lido Beach, fue arrestado y acusado de asesinato; el joven será procesado en Hempsted.

Del mismo modo, tras el asesinato en Nueva York, las imágenes de lo ocurrido se difundieron rápidamente a través de las redes sociales y no tardaron en llegar a la desconsolada familia de la víctima.

Sin embargo, hasta el momento sólo hay un detenido, aunque en la pelea participaron al menos hasta siete agresores.

Autoridades de Nueva York

El investigador Vincent Garcia manifestó al respecto que la investigación continúa abierta y que están interrogando a decenas de testigos.

El agente de Nueva York, expresó «estaban más ocupados en grabar lo que ocurría que en ayudar a la víctima. Pero gracias a eso tenemos muy buenas ideas de a quién estamos buscando.

«Entre 60 y 80 jóvenes estaban allí y les estamos pidiendo a cada uno de ellos que nos faciliten información».

Cabe destacar, que a través de «GoFundMe» se ha abierto una página para ayudar a la familia a cubrir los costos del funeral. La campaña ya ha reunido USD 27.582.

Continua leyendo: Encuentran más de 2.000 restos de fetos en casa de un médico