¿Qué le pasa al cuerpo en la zona de la muerte del Everest?

noticias24carabobo
479
zona de la muerte - Noticias Ahora

Traspasar el umbral de la zona de la muerte es la solicitud que se repite en las oraciones de los escaladores del Everest. Una vez en sus dominios, los arriesgados montañistas saben que la vida que anima sus cuerpos casi no es vida. Que lo que apenas entra y sale de sus agotados pulmones no es para humanos. Es un aire demasiado celestial para la carne.

El cuerpo humano se siente a sus anchas al nivel del mar. A medida que la altura aumenta, el nivel de oxígeno disponible entra en una tensa relación con el organismo. Quien escala el monte Everest y aspira alcanzar su cima debe sobrevivir en un ambiente extremadamente hostil de poco oxígeno. De este modo se prepara para la zona de la muerte.

Pisar la zona de la muerte

El Everest es la montaña más alta del planeta. Tiene una altitud de 8.848 metros sobre el nivel del mar y está ubicada en la cordillera del Himalaya.

Puedes leer: Trump se estaría haciendo un harakiri electoral con el filo de la COVID-19

La famosa zona de la muerte comienza a partir de los ocho mil metros. Allí, la temperatura puede bajar drásticamente (desde los -36 hasta los -60 °C). El oxígeno puede disminuir un 30 por ciento más del nivel normal. Es tan poco, que el cuerpo comienza a morir minuto a minuto, célula por célula.

Carrera contra reloj

En estas condiciones el cuerpo presenta un elevado riesgo de ataque cardíaco o de un derrame cerebral. La capacidad de pensar racionalmente se ve igualmente afectada. Shaunna Burke , una experimentada alpinista cuenta su experiencia en la zona de la muerte. «Tu cuerpo comienza a descomponerse y esencialmente comienza a morir», dijo Burke en una entrevista. «Sobrevivir se convierte en una carrera contra el reloj», confesó.

Uno de los mayores factores de riesgo a esa altura es la hipoxia. Esto es la falta de una adecuada circulación de oxígeno a órganos como el cerebro. Si el cerebro no recibe suficiente oxígeno, puede empezar a hincharse. La condición resultante es un edema cerebral de alta altitud.

Tos que separa las costillas

En el Everest, es común una condición llamada edema pulmonar de gran altitud. Sus síntomas incluyen fatiga, una sensación de sofocación inminente por la noche, debilidad y una tos persistente. La tos a su vez, causa la expulsión de un líquido blanco, acuoso y espumoso. A veces la tos es tan severa que puede quebrar o separar las costillas.

Puedes leer: Odúbel Herrera pasó a Tigres de Aragua por Franklin Barreto

Las muertes que han ocurrido en esta zona últimamente se han atribuido al hacinamiento de los escaladores. Estas personas se ven forzadas a permanecer en líneas de espera en la zona de la muerte. La razón es el poco espacio disponible para la cantidad de escaladores que desean alcanzar la cima. Mientras tanto cada minuto que transcurre, aumenta la posibilidad de morir.

 

pasarela de pago crixto, cambia bitcoin a dolar