¡Tabacos, lápices y velas! Así es el culto a María Francia en Caracas

1008
Compartir

El culto a María Francia en Caracas no es de ahora, es de toda la vida; el ánima de los estudiantes es famosa en el Cementerio General del Sur. La llaman milagrosa por los favores concedidos a los que están cursando distintas etapas de la educación.

En su tumba o mejor dicho un santuario improvisado se ven velas, tabacos y hasta camisas guindando. Los estudiantes le llevan lápices, creyones, cartas y peticiones; le piden avanzar en los grados.

Otra de las peticiones es que los libre de los malos profesores; esos que les gusta aplazar a estudiantes. Muchos de los que vemos rindiendo culto dicen ser buenos estudiantes; y le tienen fe y por eso le prenden velas.

Culto a María Francia en la capital

Un joven cuenta la historia de la llamada ánima de los estudiantes y dice que siempre hay que prenderle una vela. “Ella es una mujer milagrosa, aquí han venido ingenieros, periodistas; ella les ha cumplido favores a todo el mundo”; dijo Ronny García.

Culto a María Francia - Culto a María Francia

Desde los ramos de flores, como cuadernos, dibujos y camisas se ligan con el olor a tabaco. La luz de las velas las cuales hay que prenderlas de día. “Todo el mundo le pide para lograr la carrera más en estos tiempos de pandemia”; destacó Luis Ángel Corniel.

En el Cementerio General del Sur de Caracas cuentan además toda la historia de la dama; incluso dicen que la misma acompaña a los estudiantes. “Por eso le piden los favores, le traen dulces, además de café y unas velas. Hay que pedirle si tienes esos exámenes trinca (difícil) la intención pasar y ya», dijo Carlos Moleiro.

“No te pido un 20 pero sí que me ayudes”

Bárbara Reyna se acerca prende unas velas le reza y dice que ella ha sido una fuerza que la ayuda a pasar las materias. “Los estudiantes además también sufrimos hay profesores de profesores y no escuchan a los estudiantes”; dijo.

Estima además que es una fe inmensa y que ella ayuda pero que igual hay que estudiar para poder avanzar. En el improvisado altar vemos tabacos, velas, caramelos y hasta cuadernos; algunos le piden dinero y hasta propiedades.

Sigue leyendo ahora en nuestro portal:La leyenda del Malandro Ismael, en el Cementerio General del Sur