Dani Alves fue el pilar fundamental del avance de Brasil ante Argentina en la Copa América 2019. El capitán que tomó el lugar de Neymar fue el eclipse que opacó a Messi en el juego de la semifinal.

Curtido y lleno de experiencia y con 36 años a cuestas Dani Alves mostró conocimientos para poder frenar a los gauchos. Desde el principio del juego y con la entonación del himno nacional de Brasil entero comenzó todo.

Alves que jugó con Messi en el Barcelona es experto en crear juego, en pases de balón y en filtrar balones. Ese fue otro ingrediente principal para que Brasil ganara con marcador de dos goles por cero.

Fue el creador del gol

Supo como estructurar el primer gol de Brasil para poder dar el pase exacto y desarticular la defensa argentina. Alves supo mover el balón en el momento exacto y poder dar la campanada del primer gol.

Tenían todo a favor cada vez que Messi tocaba el balón y las cámaras lo enfocaban quedaba desconcentado. Desde allí empezó la segunda forma para eclipsar a Messi que cada vez se veía desconcertado.

CONTINUA LEYENDO: BRASIL ES FINALISTA TRAS GANAR EL CLÁSICO ANTE LA TRISTE ARGENTINA (+ VÍDEO)

Brasil seguía atacando por los costados, mientras Alves subía y bajaba en la cancha, jugó como lateral derecho y llegó al mediocampo.

El papel de Alves era moverse por los costados pero también se acomodó en el mediocampo. Messi llegó a tener solo quince minutos de buen fútbol hasta que el técnico Tite ordenó tres marcaciones.

Hay que reconocer que si hubo un mal arbitraje por parte de Roddy Zambrano que por momentos no mostró calidad. Pero Brasil sin duda se encargó de hacer el trabajo y de anotarse para la final que parece ya estar acariciando el cetro.

Todo listo para el domingo

La calidad de Dani Alves y sus muchachos parecen inagotables y el buen juego hecho parecen extenderlo hasta este domingo. Ahora esperan por su rival, un Chile que viene de ganar las dos Copas anteriores o un Perú que avanzó tras derrotar a Uruguay.

Por su parte Messi quedó una vez más sin ganar la Copa América, el trofeo que cada vez parece alejarse de los argentinos. Que clasificaron más por los nervios de los venezolanos que por su buen fútbol.