¡Despecho! Un mal de amores puede durar siete años

547
Mal de amores - Mal de amores

Una ruptura amorosa, ilusiones rotas además de recuerdos amargos no pueden durar más de siete años. Un mal de amores tiene fecha de vencimiento y este puede darse en varios años; manteniendo una distancia de la persona a la cual hay que olvidar.

Para el mal de amores, la receta es sencilla pero los psicólogos dicen que el mismo puede durar siete años. Los profesionales que manejan traumas dicen que el mismo puede superarse; pero hay que poner empeño y dedicación.

Una ilusión verdadera, esa que llega al alma y de paso se alimentó con momentos felices además de la intimidad; puede durar toda la vida. Los primeros tres años son los más difíciles y hay que evitar a toda costa ver a la persona.

Mal de amores - Mal de amores

Sí, hay que borrarla de las redes sociales, hay que bloquearla del entorno; y hay que evitar un cruce y conversaciones. Todo esto va a depender mucho de la persona, la receta es totalmente efectiva.

Mal de amores y los siete años

Los tres primeros años serán duros, pero poco a poco a la persona hay que dejarla ir y tomar el camino de la vida. Hay personas que pueden superar la ruptura a los dos años; pero la receta son siete; ya en ese lapso de tiempo el sentimiento se torna de otra manera y la persona madura.

La rabia, el desamor y la incomprensión hace que hasta los errores que cometas culpes a esa persona. Si se recomienda hacer ejercicio, una actividad y colocar la mente en positivo; o sencillamente estar activo.

Mal de amores - Mal de amores

Por supuesto hay que tener en cuenta que la vida sigue, hay que comer, volver a dormir y colocarte por encima de todo. Ya a los siete años llega el aburrimiento y la persona comprende que ya no hay más espacio en su vida para ese mal de amores.

Hay que evitar los pensamientos negativos, nada de quitarse la vida eso es un error y hasta pasado de moda; hay que enfocarse en metas, trazar objetivos y conquistar éxitos. El amor es parte de la vida pero no puede ser sufrimiento.

Sigue leyendo:Positivismo y autoestima, no se compran, se trabajan