El vigilante del taller y las mezclas de las emisoras

305
El Vigilante del taller - El Vigilante del taller
Foto: Referencial.
Compartir

Fernando era el vigilante del taller muy apreciado por los dueños ya que era una persona honesta y le gustaba trabajar los fines de semana. Pero en secreto el centinela se trasformaba en la noche al escuchar las canciones de los años ochenta.

En las emisoras de Valencia colocaban aquellos temas retro de los ochenta que lo llevaban a sus tiempos de adolescencia; sentía que esa energía lo llevaba a prender los carros, “tengo las llaves de los carros, se burlar el kilometraje; puedo salir por la ciudad ¿quién dijo miedo?»; decía Fernando…

Sacaba los carros con cuidado del taller y le decía a los otros vigilantes que él tenía permiso para salir con los automóviles por la ciudad; “si quieren me dejan el dinero y le compro las arepas yo en dos horas estoy aquí”.

Ya en el carro sintonizaba las emisoras con canciones de los ochenta y se transformaba con las mezclas que colocan los viernes y los sábados… “esta música me da energía, me siento joven otra vez; que bien me siento lo que me provoca es buscar a las novias de aquellos años”; decía al volante entonando las canciones…

“Mira Fernando los clientes me han dicho que han visto sus carros en la madrugada por Valencia; ¿tu estas sacando esos carros del taller?»; le dijo Ricardo, muy preocupado. “No, jefe, yo no he sacado carro del taller, será que los confunden, ¿usted sabe cuántas camionetas negras hay como esa en Valencia?.

El Vigilante del taller

Los demás vigilantes ya le sabían el juego pero igual lo apoyaban ya que les traía las arepas o algún mandado. “Tranquilo pana Fernando nosotros morimos callaos, aproveche que por aquí no hay ninguna cámara, dele confiao”; decían los vigilantes.

Cada viernes y sábados en el taller sentía esa necesidad de bailar como lo hacía en esos años ochenta; ¿Quién dijo que tener 58 años es viejo?, estoy maduro papá más nada; decía escuchando las mezclas de las emisoras.

Luego de regresar, tenía un bajón a la tristeza era como volver a la realidad, ya que ninguno de esos carros era de él; y tampoco tenía aquella edad. De paso todos los amigos le habían dado la espalda y se dejaba envolver entre el trasnocho y la soledad.

Un sábado de lluvia tomó una camioneta que aun estaban fondeando para pintarle uno de los laterales delanteros y salió; puso uno de las emisoras con aquellas mezclas y aceleró la camioneta lo más que daba… sin darse cuenta venía en la Autopista del este; a la altura del Parque Metropolitano no supo maniobrar la camioneta y se fue al fondo del parque.

El otro problema

Las autoridades llegaron en aquella noche lluviosa y vieron la camioneta la cual era de un doctor muy afamado en Valencia… “oye el doctor Machado tuvo un accidente”… Fernando había quedado malogrado y no podían reconocerlo… unos minutos después llegan al hospital y ven al doctor Machado de guardia… “Doctor creíamos que había tenido un accidente”.

“Ese vigilante del taller hizo lo que la mayoría de esa gente de los talleres hacen se llevan los carros para pasear; rumbear y pasan cosas como estas. Menos mal no está muerto y vamos a ver quien responde por mi camioneta”; dijo con mucha tranquilidad el doctor Machado.

También puedes leer ahora en nuestro portal de Noticias24Carabobo:

Roxana Díaz lo contó todo a Luis Olavarrieta en una entrevista


«Si quieres recibir esta y otras noticias en tu celular, ingresa a nuestro enlace en Telegram»

“Nasar