La Esfera de Jesús Soto en Caracas, destrozada por los graduandos

noticias24carabobo
662

La caravana de los graduandos pasó por La Esfera de Jesus Soto causando destrozos y dejando a su paso basura regada. La esfera de Soto un emblema de la capital tendrá ahora visita limitada luego de lo sucedido el día viernes.

Los graduandos hicieron estragos en Caracas ya que esta vez no solo era la caravana famosa de los muchachos cuerpo fuera del vehículo. Esta vez fueron las bebidas alcohólicas, fueron los destrozos y también el vandalismo.

Aparte de la música a todo volumen, la celebración ahora se convirtió en una fiesta “pick-up” que tuvo hasta karaoke activado. Los destrozos en la famosa esfera causaron molestias entre las autoridades que estudian los planes de que la misma permanezca cerrada.

Un símbolo destrozado por los graduandos

Botellas, vasos, como también piedras adornan ahora la obra el maestro Jesús Soto, la misma se inauguró en 1997. La misma era muy concurrida, en el día pero en la noche mucha gente la utilizaba con otros fines.

 

CONTINUA LEYENDO: CABELLO ACUSÓ A LA DIPUTADA SOLÓRZANO DE UN PLAN PARA ASESINAR A BERNAL

Muchos consideran que este año los graduandos fueron la gota que derramó el vaso, causando estragos en la obra Aparte de eso montaron vehículos en los sitios donde no estaba permitido e incluso hubo peleas en la celebración.

La obra estaba en mal estado

El mantenimiento corre por manos de Pdvsa-La Estancia pero desde hace mucho la misma no recibe un “cariñito”. Las autoridades también tienen olvidado el lugar, y lo hecho por los graduandos este año fue la debacle.

Anteriormente a finales de la década de los noventa, en el lugar de la esfera de Jesús Soto se grababan novelas. También comerciales como también algunas películas venezolanas se rodaron en el lugar.

Pero como la crisis tocó la puerta de los canales, la misma ahora solo es concurrida por los turistas que se atreven a visitar el lugar. La Esfera de Jesús Soto era concurrida y ahora solo las personas pueden permanecer 20 minutos en el lugar.

La obra ya no tiene aquel brillo de aquellos años, la decoloración la ha tomado y cada día luce más olvidada.