Héctor Lavoe el cantante de los barriadas de América Latina

pasarela de pago crixto
435
Héctor Lavoe el cantante - Héctor Lavoe el cantante

A pesar de esta cuarentena del coronavirus, Héctor Lavoe el cantante sigue sonando. El salsero boricua no pasa de moda. y sus canciones siguen alegrando los hogares, que lo adoran como un Dios.

Las tonadas del salsero boricua siguen sonando a pesar de estos años. Ya sobrepasó lo que la gente llamaba la cultura salsera. Héctor Lavoe sigue sonando cada fin de semana como si estuviera vivo. Muchos lo recuerdan por su forma de bailar y cantar.

Sigue siendo la alegría de un sábado en la tarde o de unas horas de un domingo. Pero el salsero boricua es recordado en todos los barrios. Como un símbolo de alegría, unos incluso dicen que fue el artista que le cantó a la gente pobre.

Suena en El Bronx allá en la capital del mundo. Como también en San Juan en su Puerto Rico natal. Unos dicen que el salsero boricua fue el precursor de elevar la autoestima. Otros lo colocan religiosamente a cualquier hora de un fin de semana.

Héctor Lavoe el cantante que le dio tonadas a los barrios

Nacido en Puerto Rico supo darle ese matiz con su espléndida voz a la música. Supo jugar el salsero boricua con lo que le daban sus cuerdas vocales. Incluso sonar con alegría todas sus canciones.

Fue por eso que aun el bolero romántico sonaba diferente con la voz del salsero boricua. Hector Lavoe El Cantante supo cómo llegar a la gente y cómo hacer que sus canciones ganaran sentimiento.

Héctor Lavoe el cantante - Héctor Lavoe el cantante

Es por ello que esa costumbre de escucharlo los fines de semana parece eterna. Parece quedarse en el corazón de las personas. El salsero boricua suena con El Cantante, con Periódico de Ayer, entre otras.

Hoy te dedico mis mejores pregones

Es por ello que la fama de Héctor Lavoe el cantante sigue vigente en todo el continente. Adorado como a un ídolo de los ritmos caribeños. El salsero boricua sigue siendo recordado por todos los que lo siguen.

Sigue leyendo:El Puma José Luis Rodríguez pidió no agarrarse de las manos