La llamaban La viuda Negra en Valencia

2196
La Viuda Negra – La Viuda Negra

Pablo había firmado sus papeles de divorcio, todo quedaba en paz, entre ellos dos niños y su exesposa. No pensó que sería la víctima de La Viuda Negra; Vivía solo en un apartamento en San Diego, al menos le quedó el apartamento luego del pleito con la dama.

Rebeca su exesposa al salir de la firma de la separación definitiva le recriminó ser un mujeriego empedernido. “Ahora si te puedes ir por toda Valencia detrás de una escoba con falda, le hiciste mucho daño a nuestra relación”, dijo Rebeca.

Era aquel año 2009 había hecho un buen dinero como contratista, era honrado en su trabajo y eso le abría las puertas. Muy conocido en el medio de la construcción tanto en Valencia por la zona central; nunca pensó que sería víctima de La Viuda Negra.

No Podía ver una mujer ya que era su perdición y su vicio y hacía de todo por conquistarla. Estaba por cumplir 40 años de edad y era esclavo del Orbi Trek y un aficionado al beisbol. Había tenido romances con varias mujeres en Valencia, todos ocultos.

Ese sábado luego de estar en casa comenzó a ver en Twitter las informaciones un cantante venezolano retuiteó un post de una mujer. El flechazo inmediato lo sintió en el pecho y sin son ni ton la siguió en Twitter y se entusiasmó cuando vio que era de Valencia.

La Viuda Negra de Valencia

Comenzó a averiguar la vida y le mandó una rosa por las redes sociales y poco a poco se ganaba la confianza de la dama. Natasha era una dama misteriosa, muy enigmática y muy cerrada en su vida. Casi no salía en Valencia y era demás de bella.

Funcionaria de la Alcaldía de San Diego asesinada por su marido

En poco tiempo ya se había hecho amigo de la dama que decía sería su próxima conquista. Le gustaba su cabello negro, como se veía en la foto y sus ojos negros como la noche. Se alegró cuando le dijo que era divorciada y que vivía en Valencia.

Sus amigos le advirtieron a Pablo que no se confiara que hoy en día hay mucha delincuencia escondida. “Cuidado Pablo en Valencia no sabes quién es quién, aquí puede estar una ladrona detrás de esa belleza que hablas”.

Pero Pablo se burló cuando uno de sus amigos le dijo que hace años a una mujer la llamaban La Viuda Negra en Valencia. La misma había dejado sin vida a un hombre en su casa; el extranjero en aquel tiempo se había enamorado de la dama valenciana.

El día que conoció Pablo a Natasha se sorprendió de su belleza, era alta con cabellos negros y de rostro trigueño. Un ángel cual le había robado el corazón y buscó enamorarla. Se enamoró rápido y ella le dio pie, la primera noche que la vio en Valencia se besaron hasta más no poder.

La Viuda Negra – La Viuda Negra

Natasha y su amor oculto en Valencia

Pero Natasha tenía un hijo, Robertico, el cual era producto de aquel amor desenfrenado que había sentido por Alexis. Alexis era un hombre muy celoso que aunque la relación estaba terminada la seguía celando.

“Que no sepa yo que tienes otro hombre porque te la vas a ver conmigo”, eran sus palabras hacia ella. Siempre que se veían en la Heladería Olimpia de Valencia el hombre le decía esas indirectas. Natasha temía pero quería vivir aquel amor con Pablo.

Los encuentros desenfrenados en el apartamento de Pablo estaban cargados de pasión, besos y hasta sombras. Ambos se olvidaban de aquellos comentarios que decía de ambos en Valencia y más allá. Erotismo, fantasías sexuales todo lo vivían en algunas horas.

“Quiero vivir el amor contigo, me gusta cómo me tratas y como eres conmigo, me dibujas sonrisas en el alma”; le dijo Natasha. Una rosa, un amanecer y a la hora que fuera se escapaban para vivir el amor sea en Valencia o donde fuera.

Los cabos sueltos en Valencia

“Calamar” era el hombre que vigilaba los pasos de Natasha pagado por Roberto sospechaba que tenía otro hombre. “Ella se ve con un hombre en San Diego, ya investigué todo para que lo sepa; el tipo se la da de galán aquí en Valencia”; Calamar le decía todo a su jefe.

El mismo “Calamar” se había encargado de averiguar las horas en que se veían y que días. Roberto estaba a punto de explotar por los celos… “ella no puede estar con otro tiene que estar conmigo”; repetía preso de los celos en algún lugar de Valencia.

La Viuda Negra – La Viuda Negra

Alexis contactó a Pablo para hablar con él sobre la mujer, dijo que solo quería advertirlo. Pero al momento de verse, un domingo, cuando en el edificio donde vivía Pablo, la gente ni se asomaba a la ventana.

Preso de los celos llegó hasta el apartamento y Pablo se sorprendió al verlo. “Natasha es mía”. Le decía en baja voz, lo hirió mortalmente con un puñal en el pecho. Pablo se le iba a la vida luego de vivir aquel amor. Veía por la ventana y trataba de gritar mientras se ahogaba; el galán de Valencia moría de una puñalada.

Una culpa

Alexis no desordenó nada  y se marchó del lugar de manera serena aprovechó para quitarle la llave a Pablo. Dejó el puñal lleno de sangre en el piso y se marchó de hecho los vigilantes dormían a las tres de la tarde del domingo; ni vieron cuando Roberto se marchó.

Unas horas más tarde Natasha había dejado a su hijo en casa de su madre, se bañó en perfume y se marchó a ver a Pablo. Ya tenía la llave del apartamento, lo llamó pero se dio cuenta que el celular repicaba y nadie contestaba. Cruzó de Valencia a San Diego para verlo.

Pero cuando llegó al apartamento vio el puñal en el piso y lo tomó gritó al ver a su amor sin vida. La mujer quedó detenida como autora del hecho y el titular en un famoso diario de Valencia pasó a la historia. La Viuda Negra atacó, mató a su marido a cuchilladas.

Nota: Esta historia es ficticia, no tiene nada que ver con personas o hechos reales, todo es imaginación del autor.

Sigue leyendo:Funcionaria de la Alcaldía de San Diego asesinada por su marido